Más noticias

La impactante foto viral de los mexicanos que conmueve al mundo

Miles de mexicanos se organizan en la calle para rescatar su ciudad tras terremoto.

Bajo una fuerte lluvia, voluntarios trasladaban comida a uno de los albergues en la capital mexicana.
Bajo una fuerte lluvia, voluntarios trasladaban comida a uno de los albergues en la capital mexicana.

Ciudad de México.

La impactante imagen de un grupo de mexicanos prestando ayuda bajo una fuerte tormenta se ha viralizado en las redes sociales.

Y es que sobran manos para escarbar entre escombros, comida y agua corren en abundancia, lo mismo que medicamentos y equipos de rescate mientras estudiantes universitarios ofrecen sus servicios. Como en el terremoto de 1985, los mexicanos se organizan en las calles al rescate de su ciudad.

Tan pronto se cimbró la tierra a las 13H14 locales (18H14 GMT) del martes y se constataron decenas de edificios colapsados en la capital, los civiles unieron fuerzas y se lanzaron en la búsqueda de sobrevivientes.

A gritos trataban de encontrar señales de vida entre los escombros. Pronto se sumaron los cuerpos entrenados de rescatistas, bomberos, militares y policías.



Hace justo 32 años, ante un gobierno ausente tras un terremoto de 8,1 que dejo más de 10.000 muertos, los mexicanos se organizaron para levantar a la megaurbe de sus ruinas, cambiando la historia social y política.

Y nuevamente, pero codo a codo con autoridades y con apoyo de tecnología del siglo XXI, la ciudadanía acude al rescate.

Héroes anónimos

Anoche, en los restos de la escuela primaria Enrique Rebsamen, donde han muerto 21 niños, un civil voluntario sin entrenamiento alguno, era pieza clave para rescatar a una niña atrapada por más de 24 horas.

Por su tamaño menudo pudo ingresar por un estrecho canal en la pila de escombros para establecer contacto con la menor y pasarle agua.

Eran miles los que ofrecían sus manos para escarbar, conseguían botes para sacar los escombros en cadena humana, mujeres llevaban alimentos, agua y equipo médico.

"Canta y no llores"

La solidaridad se desbordó y en medios y sitios afectados se exhortaba a dejar de enviar alimentos perecederos y se seleccionaba cuidadosamente a los espontáneos rescatistas.

"La comida se está echando a perder, ya no necesitamos agua. Tenemos una lista de materiales médicos y equipos que necesitamos", clamaba con un altavoz un militar en la Condesa.



En la tragedia no faltaron expresiones de júbilo cuando se conseguía rescatar a algún sobreviviente. Un grupo de voluntarios durante sus traslados entonaba a todo pulmón "canta y no llores" de la popular canción "Cielito lindo".

Una familia alentaba a los rescatistas portando cartulinas en las que expresaban "gracias por su ayuda" y no faltaron quienes agitaran por las calles la bandera nacional.

La ciudadanía, crítica hacia los militares desde que en 2006 fueron desplegados para combatir al narcotráfico, ahora los reconoce como parte del esfuerzo de rescate.

Lea más: Video: El milagroso rescate de dos mujeres en edificio derrumbado

"¡Compartan su internet!"

El servicio de mensajería WhatsApp se convirtió el martes en el único canal de comunicación. Sirvió para que los capitalinos supieran de sus seres queridos o para alertar de situaciones de riesgo.

Pero sobre todo se usó para localizar desaparecidos. "¡Compartan su internet en el celular, quiten la contraseña para que se conecte gente atrapada!", exhortaban en edificios colapsados.

Corresponsales extranjeros enviaron por WhatsApp los pormenores de la tragedia.