Más noticias

Gobernador de EUA detiene en último momento ejecución de un preso

El ADN del condenado no concuerda con el de la sangre encontrada en el cuchillo con el que supuestamente mató a su víctima.

EE.UU. ha ido reduciendo paulatinamente el número de ejecuciones en los últimos años, desde el récord histórico de 98 en 1998. En 2016, aplicó la pena capital a 20 presos, y en lo que va de 2017 lo ha hecho a 16. EFE/Archivo
EE.UU. ha ido reduciendo paulatinamente el número de ejecuciones en los últimos años, desde el récord histórico de 98 en 1998. En 2016, aplicó la pena capital a 20 presos, y en lo que va de 2017 lo ha hecho a 16. EFE/Archivo

Washington, EUA.

El gobernador de Misuri, Eric Greitens, detuvo hoy la ejecución programada para esta tarde de Marcellus Williams, un afroamericano condenado por apuñalar a una mujer en 1998 durante un robo, para analizar nuevas pruebas de ADN.

"Una sentencia de muerte es el castigo último y permanente. Para llevar a cabo la pena capital, la gente de Misuri tiene que tener confianza en el juicio de culpabilidad", señaló Greitens en un comunicado con el que decidió suspender la ejecución de Williams, de 48 años.

Greitens agregó que "a la luz de la nueva información", designó un Consejo de Investigación para que revise este caso.

También lea: Organizan conciertos contra los supremacistas blancos en Texas

El abogado de Williams, Kent Gipson, solicitó al Tribunal Supremo del estado que considerara nuevas pruebas de ADN que, según él, muestran que el reo no fue el autor de la muerte de Lisha Gayle, una experiodista del diario local Saint Louis Post-Dispatch.

El ADN de Williams no concuerda con el de la sangre encontrada en el cuchillo con el que mataron a Gayle.

Este hallazgo se ha producido gracias a la nueva tecnología de análisis de ADN y que no estaba disponible en el momento de la condena de Williams, en 2001.

"La evidencia física, particularmente la nueva evidencia de ADN, exonera al señor Williams", dijo Gipson en su recurso ante el Tribunal Supremo de Misuri, que ya había pospuesto su ejecución previamente, en 2015.

EE.UU. ha ido reduciendo paulatinamente el número de ejecuciones en los últimos años, desde el récord histórico de 98 en 1998. En 2016, aplicó la pena capital a 20 presos, y en lo que va de 2017 lo ha hecho a 16.