Más noticias

Trump apelará bloqueo judicial a decreto migratorio

La administración del mandatario estadounidense prometió luchar contra la justicia tras nuevo revés a su veto migratorio.

El presidente Trump desafía de nuevo a la justicia.
El presidente Trump desafía de nuevo a la justicia. /

Washington, Estados Unidos.

El gobierno del presidente Donald Trump defenderá "con vigor" el bloqueo de la justicia al decreto que cerraba las fronteras del país a ciudadanos de seis países de mayoría musulmana, adelantó este jueves el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer.

"Vamos a apelar esta decisión", dijo Spicer, después de que el propio Trump anunciara que podría llevar el caso a la Corte Suprema.

La Constitución le otorga al presidente el poder de suspender la inmigración cuando considere que responde a los intereses nacionales de nuestro país. Vamos a llevar nuestro caso hasta la Corte Suprema. Vamos a ganar.

Donald Trump, Presidente de EUA

La orden ejecutiva renovada debía entrar en vigor al primer minuto del jueves, pero un juez federal en Hawai frenó el intento de Trump por cerrar las fronteras a los ciudadanos de Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen por 90 días.

Esta decisión tomada el miércoles también dejó sin efecto la suspensión por 120 días del programa de admisión de refugiados en Estados Unidos.

A la vez, otro juez en Maryland bloqueó la limitación a los viajes de personas procedentes de los seis países de mayoría musulmana por considerar que si entrase en vigor causaría un "daño irreparable".

Con estas decisiones, Trump, que se valió de la retórica anti-musulmana en su exitosa carrera hacia la Casa Blanca, tendrá ahora que responder ante la justicia por las declaraciones hechas en campaña, pues ambos jueces apuntan que el decreto entró en el terreno de los prejuicios religiosos.

Pero, en defensa de la posición del gobierno, el procurador encargado Jeffrey Wall, aseveró que el decreto "no establece ninguna distinción religiosa".



Interrogado sobre los tuits y declaraciones de Trump durante la campaña presidencial en la que prometió promulgar una "prohibición musulmana", Wall dijo que "existe una diferencia entre un presidente y un candidato".

Sin embargo, el magistrado de Hawai Derrick Watson consideró que "un observador razonable y objetivo ... concluiría que la orden ejecutiva fue emitida con el propósito de desfavorecer a una religión particular, a pesar de haber sido declarada con un objetivo religiosamente neutral".