Más noticias

Masiva renuncia de pandilleros de Barrio 18

Más de 450 miembros de esta pandilla salvadoreña deciden dejar atrás una vida de “peligro y muerte”.

Exmiembros de la pandilla Barrio 18 en la cárcel de San Francisco de Gotera. Foto: AFP
Exmiembros de la pandilla Barrio 18 en la cárcel de San Francisco de Gotera. Foto: AFP

San Francisco Gotera.

Cientos de miembros de la pandilla Barrio 18, detenidos en una cárcel en el noreste de El Salvador, desertaron de la agrupación delictiva y se decararon arrepentidos de sus crímenes, declararon ayer a la AFP varios de los renunciantes.

“Ya no somos miembros activos de la pandilla, ya no somos pandilleros”, dijo Ulisis Menjívar de 27 años, otrora miembro de la violenta facción Revolucionarios del Barrio 18, una de los dos pandillas que siembran terror en El Salvador.

Menjívar dice que decidió dejar atrás una vida de “peligro y muerte” después de participar en la prisión de San Francisco Gotera del programa “Yo Cambio”, que capacita a los expandilleros en diferentes áctividades productivas.

“Vamos a saber el valor del trabajo porque queremos prepararnos para una vida normal para reinsertarnos en la sociedad”, expresó.

El director del centro penal, Óscar Benavides, confirmó la deserción de 460 miembros de la pandilla de edades entre 18 y 50 años, incluidos 65 cabecillas.

El Penal de San Francisco Gotera alberga a 1,122 pandilleros, de los cuales 662 se resisten a abandonar la organización delictiva. Entre ellos hay 165 “palabreros” (cabecillas) que mantienen un férreo control sobre sus dirigidos.