Más noticias

Exposición fotos muestra abusos que sufren migrantes en México

Ana Enamorado, una madre hondureña cuyo hijo desapareció en Jalisco afirmó que "es una injusticia"|

 Vista parcial de la exposición fotográfica 'Viajes invisibles, migrantes en México: protejamos sus derechos' hoy, miércoles 16 de octubre de 2013, afuera de la Casa de Cultura de España en Ciudad de México (México).
Vista parcial de la exposición fotográfica 'Viajes invisibles, migrantes en México: protejamos sus derechos' hoy, miércoles 16 de octubre de 2013, afuera de la Casa de Cultura de España en Ciudad de México (México).

Ciudad de México, México.

Extorsiones, discriminación, palizas, violencia sexual, secuestro y homicidio son algunos de los padecimientos de los migrantes a su paso por México que destaca una exposición inaugurada hoy en la capital del país.

"Viajes invisibles, migrantes en México: protejamos sus derechos" es una colección de fotografías realizadas gracias a la colaboración de varios albergues para inmigrantes como "Jesús el Buen Pastor" en Tapachula (Chiapas), "La 72" en Tenosique (Tabasco), "Hermanos en el camino" en Ciudad Ixtepec (Oaxaca) y "Casa del migrante" en Saltillo (Coahuila).

El Centro Cultural de España en México es la sede de esta muestra elaborada con la ayuda de Amnistía Internacional, que estará expuesta hasta el 19 de enero del próximo año.

Durante la inauguración, Ana Enamorado, una madre hondureña cuyo hijo desapareció en Jalisco (oeste del país) en 2010, afirmó que "es una injusticia porque nuestros hijos no vienen con la intención de hacerle daño a nadie".

Por su parte, la defensora de derechos humanos Andrea González comentó que "el crimen organizado se aprovecha de la figura del migrante, la utiliza para seguir realizando sus labores ilícitas".

Sobre esta exposición Amnistía Internacional envió un comunicado en el que aseguró que los inmigrantes sufren extorsiones, discriminación, palizas, violencia sexual, secuestro y homicidio a manos de bandas criminales y que "la falta de acción es una invitación para seguir cometiéndolos".

"Los abusos cometidos a los inmigrantes irregulares que atraviesan el país y se dirigen a la frontera estadounidense con la esperanza de una nueva vida siguen siendo ignorados", asegura el documento. EFE