Más noticias

Latinos en Carolina del Norte, sostén de la industria de árboles de pino

La temporada de ventas de árboles de navidad depende en gran medida de la mano de obra hispana.

Imagen de varios trabajadores mexicanos que laboran en la siembra, poda, carga y distribución de árboles de Navidad en Carolina del Norte. EFE/Archivo
Imagen de varios trabajadores mexicanos que laboran en la siembra, poda, carga y distribución de árboles de Navidad en Carolina del Norte. EFE/Archivo
Carolina del Norte, Estados Unidos
La temporada de ventas de árboles de navidad se inició de manera oficial hoy en Carolina del Norte, una industria que propicia la venta de unos 5 millones de pinos y que depende en gran medida de la mano de obra hispana.

Jim Hamilton, director del Servicio de Extensión de Cooperativa del condado Watauga, al oeste del estado, explicó hoy a Efe que el 80 por ciento de los que laboran en la industria son latinos, en su gran mayoría mexicanos.

"Los trabajadores llegan al estado la primera semana de octubre y terminan sus labores en diciembre, para regresar algunos a sus países de origen y otros moverse a otras (áreas para) cosechar", apuntó Hamilton.

Según cifras de la Asociación de Árboles de Navidad, en Carolina del Norte hay unas 1.600 granjas, que plantan más de 50 millones de pinos al año en 25.000 acres de terreno, la mayoría del tipo "Fraser", el más conocido por su particular olor "navideño".

Un estudio del Departamento Forestal de Carolina del Norte estima que más de 1.000 hispanos intervienen a lo largo del proceso de colocación de semillas, fertilización, poda y distribución de más de 5 millones de pinos anuales que salen para su distribución y venta desde este estado.

Los mexicanos comenzaron a llegar a las montañas de Carolina del Norte para laborar en los pinos a partir de la década de los 80, contratados por los agricultores a través del programa de visas de trabajo H2A.

Después de Oregón, Carolina del Norte es el segundo productor nacional de este tipo de árboles, una industria que genera ventas por encima de los 110 millones de dólares.

El Departamento de Agricultura del estado pronostica que el 2013 será una de las mejores temporadas de los últimos años debido a la abundancia de lluvia, lo que ha contribuido a que los árboles ofrezcan una mejor calidad.

La mexicana Mary Hernández compró hoy su árbol natural en uno de los puntos de venta de Charlotte, la ciudad más grande del estado.

Hernández comentó a Efe que prefiere el natural al formato artificial "por el olor a pino que deja en la casa, que es sinónimo de la Navidad y fiestas, y este año definitivamente los árboles están más lindos y fuertes".

La fama de los pinos navideños que salen de las montañas de este estado del sur del país se ha extendió inclusive hasta algunas islas del Caribe y países como Canadá, Japón, México, además de otros en Latinoamérica.

Desde 1966, la Asociación Nacional de Árboles de Navidad de EE.UU. selecciona el arbolito oficial de esta temporada festiva que será colocado en la Casa Blanca, título que en doce ocasiones se lo ha llevado Carolina del Norte, lo que convierte a este estado en el más galardonado.