Más noticias

"Todo el mundo hacía lo que le daba la gana en el IP"

El presidente del consejo directivo del Instituto de la Propiedad asegura que su tarea es cambiar el sistema.

Ebal Díaz.
Ebal Díaz.

Tegucigalpa, Honduras.

“Aún tenemos empleados que esconden escrituras y chantajean a la gente para que les paguen por agilizar el trámite”, señaló Ebal Díaz, presidente del consejo directivo del Instituto de la Propiedad (IP). El funcionario dijo en una entrevista a Diario LA PRENSA que “todo el mundo hacía lo que le daba la gana en el Instituto”, pero asegura que están empezando a transformarlo.

Señaló que aún no hay director en La Ceiba y que en los próximos días presentarán un informe especial sobre dicho Registro de la Propiedad.

Díaz aseveró que el IP ha sido “una institución prácticamente en condiciones calamitosas”. Garantizó que en 2015 se van a ver los cambios de forma más concreta.

¿Qué avances hay en las investigaciones sobre los casos de corrupción en el Instituto de la Propiedad?

El consejo directivo, su servidor, llegó a transformar el IP; en realidad, no nos corresponde la investigación. Lo que sí podemos anunciar es que ya tuvimos una victoria muy importante, adjudicamos la elaboración y provisión de placas, escogiendo una empresa alemana, esto antes lo hacía la DEI, ahora el IP. Además, ya tenemos listas las bases de licitación para lanzar el concurso y escoger un operador para crear un sistema electrónico de administración de los registros de la propiedad. Necesitamos cambiar; si seguimos con lo mismo, vamos a tener los mismos actos de corrupción. Aún tenemos empleados que esconden escrituras y chantajean a la gente para que les paguen por agilizar el trámite.

¿Qué va a pasar con estos empleados que cobran por hacer trámites o se han involucrado en otros actos irregulares?

Los que nosotros hemos documentado están en el Ministerio Público. Tuve una conversación con el Fiscal y están trabajando, impulsando los expedientes para que pronto veamos está gente en la cárcel. El pueblo hondureño tiene sed de justicia y nosotros también. El hecho de que un funcionario o empleado vaya a la cárcel eso va a justificar en cierta medida las acciones que este consejo directivo está haciendo. Estamos combatiendo la falta de transparencia, pero más que todo vamos a cambiar el sistema.

Usted había recomendado que se investigaran los bienes de exdirectores del IP, ¿se está haciendo?

No le he dado seguimiento a esto, no he tenido el espacio para averiguarlo, pero espero que lo hagan.

¿Han descubierto nuevas irregularidades?

Seguramente hay muchas cosas, pero mi tarea es cambiar el sistema.

¿Qué es lo que más le asombra de todo lo que han hecho en el IP?

La falta de controles, que todo mundo hiciera lo que le daba la gana, la exposición de todos los ciudadanos a que nuestros registros de la propiedad fueran alterados, la inseguridad jurídica en el interior, el estado de abandono de los libros del registro de la propiedad. Una institución prácticamente en condiciones calamitosas, que está llamada a garantizar los derechos de la propiedad. El otro año se van a ver cosas más concretas.

¿Se va a investigar también al sindicato?

El sindicato no es puro y santo, hoy nos atacan, pero ¿dónde estaban antes y por qué no denunciaron todas esas irregularidades? No me compete investigar al sindicato, pero si hay miembros involucrados en actos de corrupción, no vamos a distinguir si son miembros o no. Hoy aparecen atacando, eso no es justo.

Puedo asegurar que su servidor no ha cobrado ni un cinco del Instituto de la Propiedad, ni los otros dos miembros del consejo directivo, ni para viáticos ni para absolutamente nada. Las reuniones las hacemos en mi oficina que está en la Presidencia de la República, estamos trabajando sin tomar nada del presupuesto, eso es un ejemplo de austeridad, pero también de transparencia y compromiso con la institución.

¿Ya se nombró al director en La Ceiba?

No, sigue intervenido. Sigue despachándose, pero es una situación muy particular, después vamos a dar un informe de los hallazgos en el Registro de la Propiedad de La Ceiba.