Más noticias

Participantes de olimpiadas matemáticas a medir sus fuerzas en Geometría

Los 83 jóvenes matemáticos de 22 países se las vieron “negras” ayer con el tercer problema aplicado. Hoy toca difícil otra vez.

Los participantes tuvieron cuatro horas y media para resolver los problemas de la primera fase de las olimpiadas.

San Pedro Sula, Honduras.

Quince páginas en blanco no eran suficientes para los 83 jóvenes matemáticos que pedían una y otra para responder los ejercicios.

Las olimpiadas iberoamericanas de Matemáticas comenzaron ayer con la aplicación de tres problemas basados en Álgebra, Teoría de los Números y combinatoria.

A las 12:00 m, una hora antes del tiempo límite, salió el primer competidor. Se trata de Christian Burga, representante de Perú, que ya ganó una medalla de plata en las olimpiadas pasadas en Panamá y esta es la última competencia en la que participa porque traspasará la edad límite y comenzará sus estudios universitarios.

El joven comentó que al comienzo sintió dificultad, pero todo fue fluyendo mientras desarrollaba la prueba.

El peruano estudia Matemáticas desde 7:00 am hasta la 1:00 pm en el colegio Saco Oliveros, de Lima, la capital de su país. Luego de almorzar se queda en el instituto recibiendo las clases de letras para cumplir con el pénsum académico, y a las 7:00 pm recibe clases de inglés.

Cuarenta y cinco minutos después salió el chileno Marwin Torrez, quien participa por primera vez en una olimpiada internacional y tiene grandes expectativas de llevar una medalla a casa.

Torrez estudia en el colegio privado Maryknoll de Chile, adonde recibe intensos entrenamientos para participar en olimpiadas nacionales, en los que ha ganado varias medallas y reconocimientos. Después de participar en dos olimpiadas iberoamericanas, este estudiante de 16 años dijo que se integrará a las mundiales.

El tercero en completar la primera evaluación, cinco minutos antes de la 1:00 pm, fue Adonis Gómez, de Nicaragua, ganador de la medalla de oro en la competencia centroamericana. Reconoció que tuvo dificultades para resolver el tercer problema e incluso vaticina que no sacará ningún punto en este; no obstante, espera mejores resultados hoy.

Para los cuatro representantes hondureños es difícil decir cómo les fue en la prueba, pero lograron completar los tres ejercicios y se sienten confiados de lograr buenos resultados.

Los criterios de evaluación

Los jóvenes matemáticos culminan hoy la última fase midiendo sus habilidades y conocimientos en Geometría.

Cada una de las pruebas contiene tres ejercicios matemáticos con un valor individual de siete puntos para hacer un máximo de 42 entre los seis problemas que deben resolver.

El jurado calificador, constituido por 22 personas, que son también los jefes de delegación, serán los encargados de asignar los puntajes obtenidos por cada estudiante. Se basarán en seis criterios que han sido establecidos. “Uno de los criterios más importantes podría ser el nivel de desarrollo alcanzado en el problema que podría tener un puntaje de hasta 5%; pero solo el que tenga el desarrollo y respuesta perfecta tendrá los siete puntos que corresponden”, explicó José Ramón Madrid, evaluador de las olimpiadas.

Otro de los parámetros tomados en cuenta son las posibles soluciones que pueden tener los problemas aplicados en la prueba.

Los ejercicios son definidos por una comisión encargada de seleccionar los mejores. Durante un año reciben 30 problemas diferentes y de ahí se seleccionan los seis que van a ser utilizados en las olimpiadas. Uno de los requisitos es que estos no deben haberse usado en competencias anteriores.

Garantizan transparencia

Gladys Gómez, coordinadora de las olimpiadas, indicó que el jurado y los participantes no tienen ninguna comunicación durante los dos días de competencia, para garantizar la transparencia de las olimpiadas.

“Ellos se ven las caras hasta el día de la premiación. Si se ve algún tipo de contacto, puede haber una penalización para ambas partes”, aseguró Gómez.

En la tarde de hoy y mañana, los evaluadores estarán dedicados a la revisión de resultados de cada participante.

Cada prueba será revisada por al menos siete delegaciones para verificar si es correcta.

Al finalizar, los jefes de delegación y tutores de cada equipo deberá pedir un informe detallado del porqué del puntaje obtenido.

Si hay insatisfacciones con la calificación, se deberá apelar y demostrar las razones por las que se pide una nueva revisión.