Más noticias

Balseros graban su "escape a la felicidad" tras huir de Cuba

El grupo de 15 cubanos salió el 13 de febrero de la provincia de Granma, y fue rescatado en alta mar por una embarcación langostera de Honduras.

Los balseros documentaron cada paso desde que salieron de Cuba, aquí cuando emprendían su viaje hacia la libertad.
La Ceiba, Honduras La Ceiba. Un grupo de balseros cubanos resignados a lo que les pasara en alta mar decidieron documentar cada paso, cada segundo que los acercaba a la añorada libertad con una diminuta cámara digital. Este grupo conformado por 13 hombres y dos mujeres, todos originarios del municipio de Campechuela, de la provincia de Granma, salieron el pasado 13 de febrero a bordo de una pequeña lancha de 21 pies de largo, impulsada por un pequeño motor que ellos mismos habían reparado meses antes de su salida. Su viaje tuvo la suerte de no tener percances en alta mar. Aún así, el riesgo de ser atrapados por los guardacostas cubanos era inminente. Documentar su escape de la isla a través del inmenso Mar Caribe, era ganancia para ellos y una prueba que conservarán tras haber logrado respirar nuevos aires de libertad. Al salir de su isla natal, los rostros alegres y frases invocando la libertad se confundían con el ruido del recién reparado motor dosel, que impulsaba la pequeña embarcación que los llevó a aguas hondureñas. “Vamos camino a la felicidad”, decía uno de los jóvenes captado en el video. El viaje a la felicidad Una pequeña cámara digital, desgastada por el constante uso, se convirtió en el aparato que mantuvo activo a este grupo. El video que compartieron con LA PRENSA los muestra alegres pero cansados. Viajaban amontonados, unos de pie, otros sentados sobre la carga de comida que traían para no morir en alta mar. Así su travesía hacia Honduras fue documentada. “Tomamos algunas fotos y videos porque queríamos tener evidencias de este viaje y de los riesgos que tenemos que asumir cuando intentamos salir de Cuba”, relató José Luis Báez Avilés, conductor de la embarcación. “Nuestra intención era llegar a Islas del Caimán, pero el viento nos cambió la ruta y perdimos la dirección, hasta que un barco langostero con bandera hondureña nos rescató en alta mar”, explicó el balsero. Las provisiones y el combustible se les agotaban, fue en la media noche del pasado miércoles que fueron rescatados por esta embarcación civil, que pronto los llevó hasta la isla de Roatán. Posteriormente fueron remitidos La Ceiba. “Fueron requeridos, a cada uno de ellos se les interrogó con el propósito de investigar la forma en cómo llegaron al país”, informó el subcomisario Noé Gómez Lozano, jefe de la Policía de Fronteras en Atlántida.

La Ceiba, Honduras

La Ceiba. Un grupo de balseros cubanos resignados a lo que les pasara en alta mar decidieron documentar cada paso, cada segundo que los acercaba a la añorada libertad con una diminuta cámara digital.

Este grupo conformado por 13 hombres y dos mujeres, todos originarios del municipio de Campechuela, de la provincia de Granma, salieron el pasado 13 de febrero a bordo de una pequeña lancha de 21 pies de largo, impulsada por un pequeño motor que ellos mismos habían reparado meses antes de su salida.

Su viaje tuvo la suerte de no tener percances en alta mar. Aún así, el riesgo de ser atrapados por los guardacostas cubanos era inminente. Documentar su escape de la isla a través del inmenso Mar Caribe, era ganancia para ellos y una prueba que conservarán tras haber logrado respirar nuevos aires de libertad.

Al salir de su isla natal, los rostros alegres y frases invocando la libertad se confundían con el ruido del recién reparado motor dosel, que impulsaba la pequeña embarcación que los llevó a aguas hondureñas. “Vamos camino a la felicidad”, decía uno de los jóvenes captado en el video.

El viaje a la felicidad

Una pequeña cámara digital, desgastada por el constante uso, se convirtió en el aparato que mantuvo activo a este grupo.

El video que compartieron con LA PRENSA los muestra alegres pero cansados. Viajaban amontonados, unos de pie, otros sentados sobre la carga de comida que traían para no morir en alta mar. Así su travesía hacia Honduras fue documentada.

“Tomamos algunas fotos y videos porque queríamos tener evidencias de este viaje y de los riesgos que tenemos que asumir cuando intentamos salir de Cuba”, relató José Luis Báez Avilés, conductor de la embarcación.

“Nuestra intención era llegar a Islas del Caimán, pero el viento nos cambió la ruta y perdimos la dirección, hasta que un barco langostero con bandera hondureña nos rescató en alta mar”, explicó el balsero.

Las provisiones y el combustible se les agotaban, fue en la media noche del pasado miércoles que fueron rescatados por esta embarcación civil, que pronto los llevó hasta la isla de Roatán. Posteriormente fueron remitidos La Ceiba.

“Fueron requeridos, a cada uno de ellos se les interrogó con el propósito de investigar la forma en cómo llegaron al país”, informó el subcomisario Noé Gómez Lozano, jefe de la Policía de Fronteras en Atlántida.

balseros cubanos,Naufragos cubanos,FUERON,FRENTE,FEBRERO,COSTAS,CEIBA,BORDO,ALTA,EMBARCACIÓN,BALSEROS,LOS,