Más noticias

Honduras: Copán será el valle sagrado de la guara roja

Cuatro municipios aspiran a convertirse en santuario del ave nacional. Instan al Gobierno a vigilar La Mosquitia para evitar que traficantes internacionales las atrapen.

35 guaras rojas vuelan libres en el parque arqueológico. Despúes de las 4:00 pm, estas aves llegan a comer al sitio  arqueológico.
35 guaras rojas vuelan libres en el parque arqueológico. Despúes de las 4:00 pm, estas aves llegan a comer al sitio arqueológico.

Copán Ruinas, Honduras.

Hace más de 1,500 años, cuando Copán vivía su momento de esplendor político y económico, los habitantes de esta poderosa ciudad estado vivían, literalmente, bajo un cielo encantador.

Todos los días, cientos de aves, matizadas de rojo, amarillo y azul, sobrevolaban la acrópolis y, desde el cielo, ejercían poder e influían directamente en la vida de todos los habitantes al extremo de marcar el rumbo de todos los mayas.

K’inich Yax K’uk’ Mo se convirtió en el primer gobernador de la precolombina dinastía de Copán y reinó la ciudad estado entre los años 426 y 472 después de Cristo.

El gobernante adoptó ese nombre porque seguramente pensó que lograría recibir belleza y poder de las aves que surcaban los cielos.

JT-GUARAS2-140416(1024x768)
Lloyd Davidson, estadounidense radicado en Copán, ha sido el principal protector y promotor de la liberación de las guaras que ahora son observadas y fotografiadas por los turistas que visitan el parque arqueológico maya.

Ricardo Agurcia, uno de los arqueólogos e investigadores del mundo maya más renombrados, afirma que “K’inich significa ojo de sol; Yax, resplandeciente; K’uk, quetzal, y Mo, guacamayo”.

Estas aves coloridas, conocidas por los hondureños como guacamaya roja o guara roja, inspiraron a los escultores mayas para erigir monumentos alegóricos que, en su momento, se constituyeron en piezas de veneración.

Esas antiquísimas escultoras zoomorfas, en las cuales sobresalen las cabezas de las guamayas, se encuentran en la actualidad en el mismo lugar, en la acrópolis maya, y pueden ser contempladas “en las fachadas de varios edificios, por ejemplo, en el campo de pelota, en los templos Rosalila y Margarita, en varias estelas, en particular en la estela B”, dijo Agurcia, quien descubrió bajo tierra el templo Rosalila en 1989.

JT-GUARAS5-140416(1024x768)
Autoridades de la Serna con las organizaciones locales iniciaron formalmente el lunes pasado un proceso para declarar el valle en santuario de la guara.

Espectáculo

En 2016, cuando los mayas ya no están, antes de que el sol se esconda detrás de las pirámides, surcan el cielo y reposan sobre árboles y escalinatas unas treinta guaras rojas que se han salvado de la muerte y se han escapado del cautiverio de traficantes internacionales de aves, gracias a Lloyd Davidson, un estadounidense admirador de la Civilización Maya y un enamorado de Honduras.

Davidson, quien nació en 1945 en Knoxville, Tennessee, Estados Unidos, vivió durante dos décadas en Roatán, y en esa isla se dedicó a la exportación de pescado fresco.

Pero un día decidió darle un giro a su vida. Se trasladó a Copán y con él se llevó unas guaras, tucanes y otras aves que logró recuperar de traficantes de animales exóticos.

Hace unos 15 años, al instalarse en Copán, Davidson abrió el Macaw Mountain, un parque de aves visitado por cientos de turistas, pero que en esencia es un refugio y centro de protección. Davidson, quien no busca objetivos lucrativos, entró en contacto con la organización internacional con World Parrot Trust y luego con Asociación Copán (que ha sido dirigida por Agurcia) y comenzó en 2011 el proyecto Guaras en libertad, la belleza regresa.

JT-GUARAS3-140416(1024x768)
Los impulsores del proyecto esperan que el Gobierno también extienda el proyecto a otras zonas, como La Mosquitia, adonde llegan traficantes de aves.

En su Macaw Mountain, Davidson recibe y da atención veterinaria a todas las guaras que son decomisadas por autoridades a los traficantes y algunas que son donadas.

“Cuando yo estaba en Roatán hice la conexión entre la guara roja y los mayas. Después vine a las ruinas y vi la escultura de Yax K’uk’ Mo. Me di cuenta de la importancia y era consciente de que las guaras estaban amenazadas”, dijo a La Prensa al explicar los motivos por los cuales ahora es uno de los protectores de esta ave llamada científicamente Ara macao cyanoptera. Davidson impulsa ahora el proyecto que tiene por objeto convertir a Copán en “El Valle Sagrado de la Guara Roja”, una iniciativa que ha sido acogida por organizaciones de la zona.

“Este proyecto es una visión de don Lloyd y ahora todos los actores sociales la estamos desarrollado”, recalcó Marco Aurelio Torres, coordinador del área ambiental y productiva de Mancomunidad de la Ruta Maya (Mancorsaric). Debido a que la guara roja tiene un radio de vuelo de 40 kilómetros en la zona, esta organización, integrada por los municipios de Copán Ruinas, Santa Rita, Cabañas y San Jerónimo, se sumó a la iniciativa. Las autoridades edilicias de los cuatro municipios (con un área de 871 kilómetros cuadrados) ya consideran esta zona como un valle sagrado del ave. En este momento, todas las organizaciones estudian y buscan una figura legal para que esta zona goce del respaldo del Estado para convertir a Copán en un santuario y centro de reproducción del ave. “Nosotros estamos trabajando desde hace cinco años en capacitación y socialización y esperamos que este proyecto tenga un impacto en todo el país”, dijo José Raúl Guerra, vicealcalde de Copán.

Para los habitantes de Copán, la guara roja es sagrada, ninguna persona les hace daño y todos están siempre a la expectativa de ellas.

Macaw Mountain, Asociación Copán y todos los involucrados han logrado que los niños en las escuelas aprendan a cuidarlas, dijo Raúl Welchez, presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Turismo de Copán Ruinas (Ccitc).

JT-GUARAS8-140416(1024x768)
Traficantes internacionales venden las guaras rojas a compradores excéntricos en países árabes.