Más noticias

Honduras está en la zona de menor penetración a la red

Norteamérica y Sudamérica poseen más usuarios de Internet. El Gobierno y las operadoras tienen el reto de llevar la red a más personas.

San Pedro Sula, Honduras.

La expansión de la telefonía celular y de Internet en los últimos diez años ha provocado que la sociedad hondureña se encuentre a las puertas de un escenario que promete nuevos estilos de vida, novedosos modelos de negocios y esquemas de desarrollo humano (en salud y educación) impensables en la década perdida (1980-1990).

La telefonía móvil e Internet, llamadas tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), gesta una revolución que encanta a este país de ingreso “medio-bajo” (2,270 dólares por persona al año), con una población de 64.5% en pobreza y con un 42.6% que vive con menos de $2.50 al día, es decir en la extrema pobreza considerando cifras del Banco Mundial (BM).

Honduras vive vientos de cambios pese a que, a diferencia de países desarrollados, la penetración de la tecnología aún no ha colmado todos los estratos sociales y toda la geografía. Sin embargo, esas condiciones son similares en los países vecinos de Centroamérica.

We Are Social, una empresa de renombre de Londres especialista en redes sociales y medios en línea, contó para finales del año anterior la suma 2.4 millones de hondureños que usan activamente Internet, lo cual representa un 30% de penetración en una población de 8.13 millones de habitantes, quienes, en teoría, todos tienen un celular. La firma inglesa indica que hay 8.16 millones de celulares en el país.

Dentro del contexto internacional, los hondureños se encuentran con muchos escalones abajo. We Are Social, basada en datos de la ONU, la GSMA (que agrupa las compañías operadoras) y otras organizaciones, plantea que en Centroamérica el 44% de la población se conecta a Internet, mientras en Norteamérica el 88% y en Sudamérica el 60%.

El mercado de las TIC en el país es liderado por Tigo, con un 58% de los usuarios, Claro con 41% y Hondutel, que es la empresa estatal, con apenas 1%. Estas compañías participan en uno de los sectores (comunicaciones) que más creció (5.2%) el año anterior, con un aporte al producto interno bruto de L13,238 millones, según cifras del Banco Central de Honduras (BCH).

JG Situacion Honduras en lo (1024x768)

Telefonía rural

Marco Valladares, coordinador de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico del Instituto Hondureño de Ciencia, Tecnología y la Innovación (IHCIETI), explicó a LA PRENSA que, por ahora, la penetración a Internet es baja porque “hay regiones dentro del país que las compañías de telefonía celular consideran no ‘viables económicamente’ o que no representan negocio, por lo que la cobertura celular en estas zonas es poca o completamente nula”.

Sin embargo, el IHCIETI es una entidad estatal que tiene en proceso de desarrollo un proyecto que permitirá llevar teléfonos celulares a zonas rurales que no representan oportunidades lucrativas para las grandes empresas.

“Esto por supuesto será en forma armoniosa con la regulación de los servicios de telecomunicaciones existente.

Con este proyecto se podrá tener comunicación de voz y de mensajes cortos (SMS) y, en un futuro, con la creación de la infraestructura necesaria, Internet”, informó Valladares.

Pero el Gobierno ha dado señales positivas para reducir la brecha tecnológica, entre quienes tienen capacidad para pagar el servicio y los que, por diferentes razones, no acceden a las TIC. Por ejemplo, la administración de Juan Orlando Hernández ha instalado antenas en La Montaña de la Flor para que la comunidad indígena tolupana tenga acceso a Internet satelital.

Desde la Casa Presidencial, Hernández ha llevado el programa Intenet del pueblo a las plazas centrales de las grandes ciudades y otros municipios para que los turistas y transeúntes nacionales se conecten gratuitamente a la red mediante wifi.

En la medida que Internet se extiende, las nuevas generaciones logran experimentar nuevos modelos educativos y se animan a iniciar aventuras empresariales.

Un grupo de jóvenes profesionales de San Pedro Sula recién formó la organización Thinkers and Makers (los que piensan y hacen) para promover el desarrollo de personas y empresas. “Nosotros motivamos a los jóvenes para que se orienten a la exportación de servicios tecnológicos e innovadores para que tengan un impacto en la economía”, dijo David Sandino, miembro de esa organización.

Sandino cree que “las operadoras y el Gobierno aún tienen el reto de conectar a todas las personas a la Internet”.