Más noticias

Congreso se apresta a regular los fondos en partidos políticos

Se crea la Oficina Nacional de Control Financiero y Patrimonio Político.

La propuesta de ley se encuentra en manos de una comisión de dictamen del Legislativo.
La propuesta de ley se encuentra en manos de una comisión de dictamen del Legislativo.

Tegucigalpa, Honduras.

El Congreso Nacional se apresta a discutir una iniciativa de ley en materia electoral a través de la cual se pretende regular y auditar el financiamiento de las campañas electorales y de los partidos políticos a fin de evitar la infiltración del dinero sucio del narcotráfico, el crimen organizado y de otras fuentes irregulares.

La referida iniciativa, turnada al pleno legislativo por la Presidencia de la República, se orienta a “regular la materia electoral en lo referente al financiamiento y patrimonio político-electoral, particularmente en los niveles electivos de Presidente y designados presidenciales, diputados y alcaldes de los partidos políticos, alianzas, candidaturas independientes, movimientos internos de los partidos y cada uno de sus precandidatos y candidatos”.

El proyecto conocido como Ley Sobre la Transparencia del Patrimonio y Financiamiento Político-Electoral es parte de los compromisos del presidente Juan Orlando Hernández con los cooperantes internacionales que exigen regular el financiamiento turbio en los partidos y en las campañas electorales.

El tema cobra especial vigencia luego que en los últimos meses se descubriera la participación de alcaldes, políticos y aspirantes a cargos de elección popular en actividades ilícitas ligadas al narcotráfico y al crimen organizado.

Novedades

La propuesta a cuyo contenido tuvo acceso exclusivo LA PRENSA, contiene, entre otras cosas, la creación de la Oficina Nacional de Control Financiero del Financiamiento y Patrimonio Político Electoral, como una entidad desconcentrada adscrita al Tribunal Supremo Electoral (TSE) con independencia técnica, funcional y administrativa. Dicha instancia estará rectorada por un alto comisionado nombrado por el TSE a propuesta de la asamblea general del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA).

Se encargará de regular y supervisar el financiamiento de los partidos políticos, alianzas, candidaturas independientes, movimientos internos de los partidos y sus precandidatos y candidatos.

Además será responsable de entregar los recursos del financiamiento público y de la deuda política a los partidos. En lo relativo a los financiamientos privados, la normativa prescribe que los institutos político-electorales, sus precandidatos y candidatos, deberán llevar un registro contable de todas sus contribuciones en dinero o especie, debiendo notificarlas a la Oficina de Control Financiero dentro de los 15 días siguientes de haberse recibido.

Su contravención se sancionará con multas de 200% y 500% del valor no registrado la primera vez y en sucesivas ocasiones.

La normativa prohíbe a los partidos y sus candidatos recibir donaciones anónimas, subvenciones de Gobiernos y organizaciones extranjeras, contribuciones y donaciones del Gobierno nacional o el municipal, ayudas de asociaciones gremiales, sindicales o religiosas, así como dinero, recurso humano o especie del narcotráfico, crimen organizado, lavado de activos y cualquier otra actividad criminal.