Más noticias

Perdidos L3,474 millones en 8 casos de corrupción

La falta de transparencia aleja la inversión en Honduras.

El reciente informe de la comisión multipartidaria del Congreso Nacional, en el que se analizó el estado de 10 casos emblemáticos de corrupción en el país, es a la vez una recopilación del saqueo al que han estado sometidas las arcas del Estado en los últimos años.
El reciente informe de la comisión multipartidaria del Congreso Nacional, en el que se analizó el estado de 10 casos emblemáticos de corrupción en el país, es a la vez una recopilación del saqueo al que han estado sometidas las arcas del Estado en los últimos años.

San Pedro Sula, Honduras.

El daño social y económico que causa la corrupción a Honduras es incuantificable. Se trata de un problema con el que el país ha tenido que lidiar prácticamente desde siempre.

El reciente informe de la comisión multipartidaria del Congreso Nacional, en el que se analizó el estado de 10 casos emblemáticos de corrupción en el país, es a la vez una recopilación del saqueo al que han estado sometidas las arcas del Estado en los últimos años.

El equipo periodístico de Diario LA PRENSA realizó un estudio del informe y encontró que en ocho de los casos el documento señala millonarios perjuicios económicos para el Estado hondureño.

La suma revela que en Honduras se han malversado más de 3,474 millones de lempiras (unos 158 millones de dólares) en actos de corrupción.

Más indignante es comprobar que prácticamente todos esos actos de malversación siguen en completa impunidad debido a la displicencia de varias instituciones del Estado, según afirma la comisión del Congreso en su informe.

“La Secretaría de Defensa y la de Seguridad por no ejecutar rápido las órdenes de captura, el Poder Judicial por su falta de diligencia, la Procuraduría General por estar dormida en la defensa del Estado y el Ministerio Público por cerrar casos sin agotar las instancias o no darles el debido seguimiento han mostrado negligencia que ha permitido que corruptos y corruptores sigan impunes y esto es grave”, afirmó la diputada Doris Gutiérrez, miembro del comité multipartidario que elaboró el documento sobre los escándalos.

Evidenciados

Por este tipo de casos y otros, en el último Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional se muestra que Honduras es uno de los cuatro países más corruptos de Latinoamérica, con Venezuela, Paraguay y Nicaragua.

El estudio ubica a Honduras en el puesto mundial 126 de 175 en una escala en la que mientras más alto es el lugar, significa que hay mayor corrupción en ese país.

“Se solicitó al Congreso que la comisión siga laborando para dar seguimiento a estos casos. Además propondremos que la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic) pueda investigar escándalos de corrupción”, expresó Gutiérrez.

Imperdonable

El despiadado latrocinio contra el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) es el mayor acto de corrupción en la historia de Honduras y así lo demuestran las cifras del cruel saqueo.

De los más de L3,474 millones malversados que se detallan en ocho casos conjuntos de corrupción enumerados en el informe de la comisión del Congreso, unos L2,000 millones corresponden al desfalco contra el IHSS.

En las investigaciones del robo al Seguro Social se detectó un saqueo, mediante varios métodos, de L2,500 millones, pero tras las incautaciones de bienes adquiridos con fondos del IHSS la cifra se considera ahora de L2,000 millones.

A pesar de que por este caso se han realizado importantes capturas, la mayoría de responsables siguen libres y muchos ni siquiera han sido acusados, cuestiona la comisión.
En el reporte, el segundo caso de corrupción de mayor impacto económico es el de la Secretaría de Salud.

Esta dependencia del Estado está envuelta en varios escándalos sin resolver; uno de ellos es el hallazgo de medicamentos vencidos valorados en total en L600 millones.

La cifra podría ser mucho mayor; por eso, la comisión del Congreso recomendó culminar lo antes posible las investigaciones y auditorías en otros dos casos de Salud vinculados con fraude y abuso de autoridad en perjuicio de la administración pública.

Según el documento del Congreso, la tercera institución con el mayor perjuicio económico por corrupción es el Instituto de Jubilaciones y Pensiones de los Empleados y Funcionarios del Poder Ejecutivo (Injupemp), cuya malversación de fondos alcanza L339 millones en diferentes casos, entre ellos la compra irregular de bonos, beneficios por comisiones ilegales, préstamos ilícitos, estafa, hurto, falsificación de documentos públicos y lavado de activos.

Los demás escándalos financieros por corrupción descritos en el informe de la comisión son los de Hondutel por L175 millones, el de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG) de L143 millones, el de la cuarta urna por más de L99.4 millones, los pliegos de responsabilidad penal de altos funcionarios del Estado por L64.3 millones y el del Instituto Nacional de Previsión del Magisterio (Inprema) por L54 millones.

Adiós a la inversión

El analista económico Carlos Urbizo explica que el grado de corrupción es demasiado alto en el país y eso aleja a los inversionistas.

“Es incalculable el daño que hace la corrupción a Honduras, pues implica que no hay seguridad jurídica. El impacto sobre la economía es gigante porque existe una competencia desleal en la que siempre tiene ventaja aquel que es cercano a alguien en el poder y eso ahuyenta a los inversionistas”, declaró el economista.

Urbizo señaló que cada lempira malversado es uno menos para proyectos sociales, infraestructura, desarrollo, salud, educación, etcétera.

Hugo Noé Pino, economista para Honduras de Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), manifestó que la corrupción destruye la cultura tributaria del hondureño.

“El ciudadano mira en el país altos niveles de corrupción y entonces no siente la obligación de tributar porque sabe que sus fondos serán malversados. Esto pasa a nivel municipal y nacional. Si el Gobierno lo invirtiera en obras, la disposición sería diferente, pero no ha sido así y la gente ya se cansó”, dijo el representante de Icefi.