Más noticias

Proyectan 8% de inflación por precio de combustibles

El alto costo en el precio de los carburantes a nivel internacional provocará que la inflación en el país...

/
El alto costo en el precio de los carburantes a nivel internacional provocará que la inflación en el país se dispare en 8% en 2011, lo que se traduce en precios más elevados de productos como los de la canasta básica.Hasta febrero de este año el Banco Central de Honduras, BCH, registró una inflación de 0.7%, aunque esta cifra incrementaría a lo largo del año a consecuencia del alza a casi todos estos productos y otros servicios básicos, pronostican los economistas.El analista económico Guillermo Altamirano proyectó que la inflación promedio anual rozará el 8%, mientras que la inflación por variación relativa llegará a 9.1% por el precio de los combustibles. “Bajo las condiciones actuales de incremento al precio del petróleo, que sobrepasa los 100 dólares el barril, es de esperar que la recuperación económica será afectada. Además, como consecuencia de estos altos precios es de esperar un alza generalizada de los precios de los bienes y servicios que se producen a nivel internacional”, mencionó.Sobre la incidencia del petróleo en el valor de los productos agrícolas, Altamirano señaló que “existen productos que están amarrados directamente al precio del petróleo y que se necesitan en el sector agrario, estos son: fungicidas, herbicidas, insecticidas, plaguicidas, abonos agrícolas derivados del carbono y unos 3,000 productos más que son derivados del petróleo, por lo cual los productos agrarios subirán de precio por los costos incrementados de los insumos”.Las proyecciones de Altamirano son compartidas por el presidente del Colegio de Economistas de Honduras capítulo de San Pedro Sula, Jorge Interiano. “El problema de Honduras es que como aún no está plenamente funcionando un plan para no depender completamente del petróleo, en la medida que aumenta el crudo así lo hace la inflación de los alimentos”, dijo.Interiano dijo que “para evitar que este impacto sea tan severo, es importante realizar algo al interior del país. Hay que continuar promoviendo la cultura del ahorro y acelerar la puesta en marcha en la ejecución de los proyectos de generación de energía renovable, esto se puede traducir en una salida para no depender completamente del petróleo.”En el informe del Indice de precios al consumidor del BCH, correspondiente a febrero, se detalla que la inflación fue de 0.7%.  “La inflación por regiones afectó en la región resto Central (Comayagua) con 1.1%, Distrito Central y sur de Choluteca con 1.0% cada una seguida por las regiones, norte metropolitana (San Pedro Sula) con 0.9%, occidental (Santa Rosa de Copán) con 0.4%, oriental (Juticalpa y Danlí)con 0.3%. Sin embrago en el resto del norte (La Ceiba) reflejó una caída en sus precios presentando una variación negativa de -0.1%”. Es decir que en las ciudades como Comayagua, Tegucigalpa y San Pedro Sula, el costo de los alimentos y servicios es más elevado que en otras ciudades. Pulperos afectadosSegún el Indice de Precios al Consumidor, (IPC) desde octubre del año anterior comenzó el incremento del petróleo. Asimismo, los dueños de pulperías y otros negocios coinciden en que los alimentos comenzaron una alza estrepitosa a partir de los últimos meses del 2010.“Desde que anunciaron que había incremento del petróleo, los proveedores nos trajeron más caros los productos a la pulpería. Hasta la señora que nos trae las tortillas ahora nos las vende a un lempira con diez centavos”, dijo Julia Ramos, propietaria de una pulpería en el barrio sampedrano Barandillas.Similar opinión tuvo don Jonny Martínez, propietario de la pulpería “Los Tres García”. “En estos meses le incrementaron (los proveedores) a muchos productos y nos dicen que por el precio de los combustibles, algunos hasta diez, doce lempiras. El último producto que subió fue el pan, el que costaba 1 lempira, ahora cuesta 2. También aumentó la leche, huevos, fósforos y los frijoles que cuestan 16”.De acuerdo a este comerciante, sus ventas se redujeron hasta en un 30%, debido a que las personas no compran los alimentos al por mayor precisamente porque su presupuesto no se los permite. “Los que nos compraban el quintal o el saquito de azúcar, ahora sólo compran 5 libras, dicen que ya no les ajusta el dinero” aseveró.Plantean solucionesAltamirano planteó como solución la búsqueda de un verdadero programa de seguridad alimentaria en el país, para combatir la inflación subyacente que llega vía precios de los combustibles y hace más caro el precio de los productos.Además, dejó claro que no se volverá a tener petróleo barato.“El petróleo barato es historia, actualmente el problema no es el volumen sino el valor. Muy poco ha servido los precios y volumen del café, azúcar camarones, frutas y legumbres para compensar el aumento a los hidrocarburos”. Otro de los puntos que señaló el economista es que el precio del maíz a nivel internacional continuará al alza, debido a su utilización más incentiva en la fabricación de los biocombustibles para uso energético.Por su parte, Interiano resalta que cuando haya bajas al precio del petróleo debería de haber bajas a los alimentos.“La mentalidad de los dueños de las producciones es que como el precio del petróleo baja y sube, no le bajan a los alimentos porque queda una especie de ‘colchón’ de seguridad. Debería de haber una compensación al consumidor, pero cuando el empresario le sube a un producto, difícilmente lo va a bajar”. Impacto en tarifas Los analistas consideran que el impacto en las tarifas energéticas será algo inminente, ya que existe el compromiso firmado con el Fondo Monetario Internacional, FMI.“Preocupa el compromiso firmado en la carta de intenciones con el Fondo Monetario Internacional, donde se establece que se va a a ajustar las tarifas eléctricas en línea con el costo de los combustibles que adquiere la ENEE para mejorar sus maltrechas finanzas”.Inflación La inflación de Honduras en los últimos cinco años ha sido en 2010: 4.7%, 2009;5.5%, 2008 11.4%, 2007; 6.9% y 2006 5.6%. Los granos básicos, en especial los frijoles, son los productos mayormente afectados en el último año.Asimismo, de marzo del 2010 a marzo del 2011 la gasolina super pasó de costar 71.11 a 84.19, la regular de 66.53 pasó a costar 79.36, el diésel 58.63 paso a costar 75.54. “El 90% de las compras como país están centradas en diésel, búnker y gasolina sin olvidar que dentro de la generación de energía eléctrica, actualmente la térmica producida con combustible, representa el 61.6%, hidráulica 32.7% y biomasa 5.7%.” detalló Altamirano.De igual manera aseguró que el aumento de 0.01 centavos de dólar sobre el precio promedio anual del barril de petróleo representa a los hondureños 3.2 millones de lempiras.

El alto costo en el precio de los carburantes a nivel internacional provocará que la inflación en el país se dispare en 8% en 2011, lo que se traduce en precios más elevados de productos como los de la canasta básica.

Hasta febrero de este año el Banco Central de Honduras, BCH, registró una inflación de 0.7%, aunque esta cifra incrementaría a lo largo del año a consecuencia del alza a casi todos estos productos y otros servicios básicos, pronostican los economistas.

El analista económico Guillermo Altamirano proyectó que la inflación promedio anual rozará el 8%, mientras que la inflación por variación relativa llegará a 9.1% por el precio de los combustibles.

“Bajo las condiciones actuales de incremento al precio del petróleo, que sobrepasa los 100 dólares el barril, es de esperar que la recuperación económica será afectada. Además, como consecuencia de estos altos precios es de esperar un alza generalizada de los precios de los bienes y servicios que se producen a nivel internacional”, mencionó.

Sobre la incidencia del petróleo en el valor de los productos agrícolas, Altamirano señaló que “existen productos que están amarrados directamente al precio del petróleo y que se necesitan en el sector agrario, estos son: fungicidas, herbicidas, insecticidas, plaguicidas, abonos agrícolas derivados del carbono y unos 3,000 productos más que son derivados del petróleo, por lo cual los productos agrarios subirán de precio por los costos incrementados de los insumos”.

Las proyecciones de Altamirano son compartidas por el presidente del Colegio de Economistas de Honduras capítulo de San Pedro Sula, Jorge Interiano. “El problema de Honduras es que como aún no está plenamente funcionando un plan para no depender completamente del petróleo, en la medida que aumenta el crudo así lo hace la inflación de los alimentos”, dijo.

Interiano dijo que “para evitar que este impacto sea tan severo, es importante realizar algo al interior del país. Hay que continuar promoviendo la cultura del ahorro y acelerar la puesta en marcha en la ejecución de los proyectos de generación de energía renovable, esto se puede traducir en una salida para no depender completamente del petróleo.”

En el informe del Indice de precios al consumidor del BCH, correspondiente a febrero, se detalla que la inflación fue de 0.7%.
“La inflación por regiones afectó en la región resto Central (Comayagua) con 1.1%, Distrito Central y sur de Choluteca con 1.0% cada una seguida por las regiones, norte metropolitana (San Pedro Sula) con 0.9%, occidental (Santa Rosa de Copán) con 0.4%, oriental (Juticalpa y Danlí)con 0.3%. Sin embrago en el resto del norte (La Ceiba) reflejó una caída en sus precios presentando una variación negativa de -0.1%”.

Es decir que en las ciudades como Comayagua, Tegucigalpa y San Pedro Sula, el costo de los alimentos y servicios es más elevado que en otras ciudades.

Pulperos afectados

Según el Indice de Precios al Consumidor, (IPC) desde octubre del año anterior comenzó el incremento del petróleo. Asimismo, los dueños de pulperías y otros negocios coinciden en que los alimentos comenzaron una alza estrepitosa a partir de los últimos meses del 2010.

“Desde que anunciaron que había incremento del petróleo, los proveedores nos trajeron más caros los productos a la pulpería. Hasta la señora que nos trae las tortillas ahora nos las vende a un lempira con diez centavos”, dijo Julia Ramos, propietaria de una pulpería en el barrio sampedrano Barandillas.

Similar opinión tuvo don Jonny Martínez, propietario de la pulpería “Los Tres García”.

“En estos meses le incrementaron (los proveedores) a muchos productos y nos dicen que por el precio de los combustibles, algunos hasta diez, doce lempiras. El último producto que subió fue el pan, el que costaba 1 lempira, ahora cuesta 2. También aumentó la leche, huevos, fósforos y los frijoles que cuestan 16”.

De acuerdo a este comerciante, sus ventas se redujeron hasta en un 30%, debido a que las personas no compran los alimentos al por mayor precisamente porque su presupuesto no se los permite. “Los que nos compraban el quintal o el saquito de azúcar, ahora sólo compran 5 libras, dicen que ya no les ajusta el dinero” aseveró.

Plantean soluciones

Altamirano planteó como solución la búsqueda de un verdadero programa de seguridad alimentaria en el país, para combatir la inflación subyacente que llega vía precios de los combustibles y hace más caro el precio de los productos.

Además, dejó claro que no se volverá a tener petróleo barato.

“El petróleo barato es historia, actualmente el problema no es el volumen sino el valor. Muy poco ha servido los precios y volumen del café, azúcar camarones, frutas y legumbres para compensar el aumento a los hidrocarburos”.

Otro de los puntos que señaló el economista es que el precio del maíz a nivel internacional continuará al alza, debido a su utilización más incentiva en la fabricación de los biocombustibles para uso energético.

Por su parte, Interiano resalta que cuando haya bajas al precio del petróleo debería de haber bajas a los alimentos.

“La mentalidad de los dueños de las producciones es que como el precio del petróleo baja y sube, no le bajan a los alimentos porque queda una especie de ‘colchón’ de seguridad. Debería de haber una compensación al consumidor, pero cuando el empresario le sube a un producto, difícilmente lo va a bajar”.

Impacto en tarifas

Los analistas consideran que el impacto en las tarifas energéticas será algo inminente, ya que existe el compromiso firmado con el Fondo Monetario Internacional, FMI.

“Preocupa el compromiso firmado en la carta de intenciones con el Fondo Monetario Internacional, donde se establece que se va a a ajustar las tarifas eléctricas en línea con el costo de los combustibles que adquiere la ENEE para mejorar sus maltrechas finanzas”.

Inflación

La inflación de Honduras en los últimos cinco años ha sido en 2010: 4.7%, 2009;5.5%, 2008 11.4%, 2007; 6.9% y 2006 5.6%.

Los granos básicos, en especial los frijoles, son los productos mayormente afectados en el último año.

Asimismo, de marzo del 2010 a marzo del 2011 la gasolina super pasó de costar 71.11 a 84.19, la regular de 66.53 pasó a costar 79.36, el diésel 58.63 paso a costar 75.54.

“El 90% de las compras como país están centradas en diésel, búnker y gasolina sin olvidar que dentro de la generación de energía eléctrica, actualmente la térmica producida con combustible, representa el 61.6%, hidráulica 32.7% y biomasa 5.7%.” detalló Altamirano.

De igual manera aseguró que el aumento de 0.01 centavos de dólar sobre el precio promedio anual del barril de petróleo representa a los hondureños 3.2 millones de lempiras.

Economia,Honduras,Precios de Combustibles,Inflacion,