Más noticias

Hortalizas de El Merendón surtirán supermercados

Importaciones de Guatemala se han reducido hasta el 87%. Los agricultores de las aldeas de El Merendón producen una variedad de verduras, hortalizas y frutas.

Agricultores de El Naranjito en una plantación de hortalizas junto a técnicos que los capacitan.
Agricultores de El Naranjito en una plantación de hortalizas junto a técnicos que los capacitan. / Fotos: Yoseph Amaya

San Pedro Sula, Honduras.

A unos 1,200 metros sobre el nivel del mar y en medio de la inmensa cordillera de El Merendón se encuentra una pequeña comunidad conocida como El Naranjito.

En esta aldea, como muchas otras de la cordillera, su población se dedica principalmente al cultivo de café, hortalizas y frutas. Quienes han probado sus productos dan fe de su gran calidad; sin embargo, la zona no ha tenido el desarrollo que los pobladores desean.

Hace 75 años una familia de agricultores originaria de El Salvador llegó a El Naranjito cuando apenas había tres casas en la zona y desde ese momento comenzaron a trabajar la tierra. Los Reyes han sido reconocidos por los habitantes de la sierra como una familia trabajadora, luchadora y unida.

Alexis Reyes, uno de los miembros de la familia, relató que el hábito familiar es trabajar, porque les encanta la agricultura.

Los Reyes se han distinguido como una familia productora de café y hortalizas de calidad para el mercado local y sampedrano.

“La familia actualmente tiene unas 60 manzanas de café y 20 de hortalizas, pero queremos que estas no sigan aumentando porque como nativos de El Merendón queremos proteger y evitar que se siga deforestando”, aseguró Alexis.

Merendon.13(1024x768)
Técnico de compra verifica la calidad de un rábano.

Julio, Eriberto, Marlon, Daniel, Joaquín, Wilfredo y Alexis son los agricultores de los Reyes que actualmente continúan con la tradición familiar y que buscan establecer la marca Comercial Reyes y asociados de El Merendón.

Los precios bajos del café en el mercado internacional han afectado los ingresos de la familia y ha provocado que busquen nuevas opciones para continuar produciendo.

Oportunidad

El jueves pasado, cuatro miembros de la familia firmaron un contrato con representantes del programa De Mi Tierra, un proyecto que nació hace 10 años con la visión de apoyar a los productores hondureños de hortalizas para reducir las importaciones desde Guatemala.

El programa está conformado por banco Ficohsa que da el financiamiento y Supermecados La Colonia que compra la producción de los agricultores y la Fundación para el Desarrollo Empresarial (Funder), que presta la asistencia técnica.

Rafael Guillén, representante De Mi Tierra, explicó que es un programa único, ya que toman las solicitudes en el campo sin que los agricultores tengan que ir a los bancos; al mismo tiempo se realiza un plan de inversión, una inspección en las áreas de cultivo y les asegura un mercado a los productores.

“Actualmente en El Merendón vamos a iniciar con cuatro agricultores y ya hay seis más haciendo fila porque están planificando la siembra”, explicó Guillén.

collage2.195(1024x768)
Rábanos, repollo y frutos de maracuyá se pueden encontrar en El Merendón.

De Mi Tierra ha identificado al menos 20 tipos de hortalizas que pueden ser cultivadas en El Merendón, y actualmente ya hay seis productos que están en los supermercados, entre estos chiles, tomates, apio, rábano, culantro fino y ancho.

El programa se encuentra en 10 departamentos del país produciendo unas 40 hortalizas, y con esto en diez años han reducido las importaciones de Guatemala en un 87%.

“Nos dimos cuenta que Honduras tiene las mismas condiciones de Guatemala para producir hortalizas, y vimos la necesidad de empezar a potenciar la producción de los agricultores en el país”. agregó Guillén.

Cortés, Ocotepeque, Copán, Lempira, Intibucá, La Paz, Comayagua, Francisco Morazán, El Paraíso y Choluteca son los departamentos que trabajan con el programa.

Esaú Suazo, representante de La Colonia, explicó que en San Pedro Sula hay 12 supermercados que necesitan productos de calidad y con frescura para la población y por eso han optado por impulsar también el proyecto con los productores de la cordillera.

“A los agricultores les exigimos un estándar de calidad alto, tenemos cero tolerancia con los cuidados de los productos”, asegura.

Merendon4(1024x768)
Un trabajador prepara la tierra.

Operatividad

El programa ofrece financiamiento con una tasa de 7.5% de interés; sin embargo, no les dan el dinero en efectivo, sino que pagan a los proveedores lo que los agricultores necesitan.

Los técnicos asignan el producto y la cantidad que se va a necesitar semanalmente para surtir las tiendas.

La asistencia técnica permite a los agricultores conocer nuevas técnicas para mejorar la producción y verifica que se utilicen productos amigables con el medio ambiente.

Beneficios

Julio Reyes, productor de El Naranjito, expresó que con el programa dejarán de especular con la venta de sus hortalizas y tendrán un mercado asegurado. Actualmente deben aventurar al mejor postor.

“Antes sembrábamos sin orden y bajábamos al mercado todos con el mismo producto sin saber cuánto venderíamos, al final terminábamos con pérdidas”. dijo Julio.

Otro beneficio del proyecto es que los agricultores por medio de la siembra en terrazas producirán en un cuarto de manzana de tierra lo que antes cosechaban en una, lo que se traduce en rendimiento y protección a la montaña.

Visión

Con esta oportunidad, la familia Reyes espera poder dar a conocer los productos de El Merendón como una marca, y con el primer paso que han dado motivar a los demás agricultores de toda la cordillera para abastecer con sus cultivos a los pobladores de todo el valle de Sula con alimentos de calidad para reducir las importaciones.