Más noticias

Hondureña es destacada en la BBC por sus estudios sobre la isla de basura del Pacífico

Laura Leiva está cursando actualmente su doctorado en el Instituto Alfred Wegener en Heligoland, Alemania.

VER MÁS FOTOS
Laura Leiva, bióloga hondureña .
Laura Leiva, bióloga hondureña . / Foto: Exxpedition North Pacific.

Redacción.

La bióloga hondureña Laura Leiva fue destacada en un artículo de la BBC Mundo luego de completar una travesía para estudiar la mayor acumulación de plástico marino del mundo denominada "isla de basura" o "continente de plástico" en el Océano Pacífico.

"Es triste pensar que soy de la generación que comparte el océano con esta contaminación", lamentó la hondureña a la cadena británica.

La hondureña participó en la expedición internacional EXXpedition North Pacific, en la que viajaron exclusivamente mujeres a bordo de un buque de investigación desde Hawái a Vancouver y luego a Seattle.

Esta expedición de mujeres fue concebida por Emily Penn, una navegante británica convencida de que el plástico tiene un impacto tóxico en la salud, especialmente de las mujeres.

'

"En el fondo me uní a este viaje esperando que no todo fuera a estar tan mal como había leído, con islas de plástico flotando con sandalias, cepillos de dientes, sillas y una lista de objetos variados, pero eso fue exactamente lo que se encontró en EXXpedition", relató Leiva a la BBC Mundo, quien está cursando actualmente su doctorado en el Instituto Alfred Wegener en Heligoland, Alemania.

La isla de basura en el Pacífico es tres veces más grande que el territorio de Francia y es denominado oficialmente como giro del Pacífico norte, debido a que los vientos y corrientes oceánicas hacen girar los desechos de plástico de la misma forma en que el agua forma un remolino en un desagüe.

Leiva y sus compañeras verificaron que existe una corriente que viaja a más de 1,200 km de la costa con botellas plásticas y hasta asientos de inodoro.

La amenaza de los microplásticos

"La verdad es que los pedazos grandes no son los que me hicieron sentir impotencia, sino la cantidad de microplásticos que atrapamos con una especie de colador que dejamos flotar al lado del barco por 30 minutos", señaló la bióloga hondureña.

El grupo realizó esta tarea todos los días de la expedición para comprobar la alta concentración de minúsculos trozos de plástico que terminan en el estómago de la fauna marina y concluyeron que solo en el kilómetro cuadrado donde se obtuvo la muestra había más de 500 mil microplásticos.

El Océano Pacífico tiene un área de 161.8 millones km².

Uno de los sitios que más impactó a Leiva durante la travesía fue la visita a Benson Island, parte de las Broken Islands, una serie de islas remotas e inhabitadas en la costa de Columbia Británica, en Canadá.

"Llegar al lugar no es fácil, se necesita de un barco, tiempo y destreza. La idea de que un lugar tan lejano, lleno de naturaleza salvaje, estaba infestado de basura me tomó por sorpresa", comentó.

La hondureña indicó que no cree que a las personas no les importe este problema, "simplemente la mayoría no sabe el estado de nuestras costas y océanos".

Hay que actuar ya

Se estima que actualmente unos 500 trillones de pedazos de plástico flotan en nuestros océanos y aún así cada minuto alrededor del mundo se venden casi un millón de bebidas embotelladas, cuyos envases se utilizan solamente una vez pero pueden terminar flotando el océano por cientos de años.

Leiva urge a todos a que al comprar un producto "piensen si en realidad necesitan ese producto, de qué está hecho y si es posible volverlo a usar".

Luego de ver con sus propios ojos el problema, Leiva está comprometida a actuar pronto por lo que dará charlas sobre sus hallazgos.

"Espero inspirar a más mujeres, especialmente jóvenes latinoamericanas, a educarse y a luchar por nuestros océanos y su futuro", señaló la bióloga hondureña.

Honduras también sufre el impacto de contaminación por plásticos a lo largo de sus costas en el Mar Caribe donde se está formando una isla de basura proveniente del río Motagua y que amenaza con afectar los principales destinos turísticos del país: Roatán y las playas del norte.

Los gobiernos de Honduras y Guatemala se comprometieron a tratar el problema, pero la basura sigue acumulándose en las playas hondureñas.