Más noticias

Ruta 504: Gracias muestra su turismo en su máximo nivel

Durante cuatro días Gracias celebró a lo grande su VI Festival Internacional de Arte y Cultura Gracias Convoca.

VER MÁS FOTOS
La cabecera departamental de Lempira le ofrece un abanico de sitios por visitar: desde aguas termales, edificaciones coloniales y deporte extremo con uno de los canopys más altos de Centroamérica. / Fotos: Franklyn Mu

San Pedro Sula, Honduras.

La ciudad colonial de Gracias está en el departamento de Lempira, en el occidente de Honduras, específicamente en las faldas del Parque Nacional Celaque. Partiendo desde San Pedro Sula, 4:15 horas es el promedio de viaje para llegar.

Trato amable. Es impresionante el espíritu de cordialidad que impera entre sus pobladores, lo que permite al visitante sentirse como en casa.

Sus habitantes la denominan la Ciudad de la bendición, porque aseguran que Dios siempre los bendice con la producción de sus cultivos.

Posee un gran potencial para el turismo científico y el ecoturismo. Prueba de ello, el Parque Nacional Montaña de Celaque cuenta con variedad de especies de interés para la ciencia. “Desde el punto de vista científico, tiene el bosque nublado más extenso de Honduras y hay gran cantidad de especies de gran interés para la ciencia. Y desde el punto de vista turístico, el pedacito de Honduras más cerca del cielo se encuentra aquí, ya que posee 2,849 metros sobre el nivel del mar”, dijo Francis Tejada, gerente técnico del Parque Montaña de Celaque.

Diversión y entretenimiento. En este lugar se encuentra un abanico de sitios por visitar. Una opción son las Aguas Termales Presidente, en la comunidad de Arcilaca, a diez minutos del centro de Gracias. A 16 kilómetros del centro de Gracias está La Campa, uno de los más bellos y pintorescos pueblos en Honduras. Y en el centro de Gracias está el museo de los gracianos llamado Casa Galeano que cuenta con un inmenso jardín botánico. El Fuerte de San Cristóbal es otro de los sitios más visitados. Es un edificio militar ubicado geoestratégicamente en lo alto del cerro de San Cristóbal.