Más noticias

Escuela pública debe L300,000 por consumo de agua

Piden apoyo a la empresa privada o la Secretaría de Educación para pagar la deuda de servicio público.

Los escolares durante el recreo no tienen una cancha donde jugar, por ello lo hacen en el patio, lo que puede traerles enfermedades.
Los escolares durante el recreo no tienen una cancha donde jugar, por ello lo hacen en el patio, lo que puede traerles enfermedades. / Foto: JosCantarero

San Pedro Sula, Honduras.

Los padres de familia y docentes del centro básico Jacinto Meza Guillén, ubicado en la colonia La Amistad, están preocupados por los diferentes problemas que afectan a los estudiantes.

Una de las mayores preocupaciones es una deuda que supera los L300,000 por consumo de agua potable, y ni los padres ni las autoridades pueden pagarla.

El centro se creó en 2002, en un terreno donado por uno de los pobladores de la colonia. En aquel entonces no se realizó el traspaso del terreno, por ello el pago de servicios como el agua no lo puede absorber la Secretaría de Educación.

“Hemos hecho varias visitas a las instituciones para que se hagan los traspasos de dueños, pero no nos han ayudado. No podemos pagar esa cantidad de dinero”, manifestó Walter Ovidio Henríquez, director del centro.

Otros problemas

Además de la deuda, los maestros están preocupados, pues el muro perimetral del centro se encuentra deteriorado, con fisuras y en cualquier momento puede ceder, poniendo en riesgo la vida de los alumnos. Los maestros piden apoyo a las autoridades de la Secretaría o a la empresa privada para que les ayuden con la reparación del centro y solventar el problema del agua.

“Al apoyarse en el muro, este se mueve, una fuerza mayor y puede caerse; además, hay ranuras donde se puede ver que está en mal estado”, dijo el director. Agregó que la falta de canchas deportivas es otro de los problemas que tiene el centro escolar, así como el daño en los techos. “Los niños tienen que jugar en la tierra, lo que puede provocar que padezcan de problemas respiratorios por inhalar el polvo”, manifestó una maestra.

Los maestros y padres solicitan el apoyo de las autoridades educativas y municipales.