Más noticias

Juan Jiménez Mayor pidió apoyo a la Maccih antes de marcharse

El exjefe de la Misión reconoció el respaldo del Ministerio Público al organismo.

Juan Jiménez Mayor dio ayer sus últimas declaraciones a la prensa en el aeropuerto Toncontín luego de haber renunciado por diferencias con Luis Almagro, secretario de la OEA.
Juan Jiménez Mayor dio ayer sus últimas declaraciones a la prensa en el aeropuerto Toncontín luego de haber renunciado por diferencias con Luis Almagro, secretario de la OEA.

Tegucigalpa, Honduras.

El exjefe de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih), de la Organización de Estados Americanos (OEA), el peruano Juan Jiménez Mayor, se fue ayer del país advirtiendo que “los corruptos no van a ganar la batalla” y que “van a caer”.

Jiménez se fue de Honduras luego de renunciar por falta de apoyo del secretario general de la OEA, Luis Almagro, según denunció en una carta.

Añadió que Honduras “necesita depurar la política y que esos políticos corruptos estén presos”. “Luchen por eso”, recalcó Jiménez, quien fue despedido en el Aeropuerto Toncontín.

Respaldo

Jiménez le pidió a los hondureños que respalden a la Maccih y su “equipo pequeño que queda”, del que denunció que “está siendo amenazado” y abogó porque las autoridades tomen acciones al respecto. Dijo que sobre las amenazas al equipo de la Maccih el fiscal general Óscar Chinchilla está enterado.

También indicó que “pronto habrán noticias” sobre sonados casos de corrupción asociados al cartel narcotraficante Los Cachiros, una exprimera dama y varios diputados del Congreso.

Jiménez también expresó que los hondureños deben tener “mucha vigilancia” sobre la elección del nuevo fiscal por parte del Congreso. En su opinión, el actual fiscal general debería continuar al frente del Ministerio Público, con el que la Maccih ha venido coordinando varias investigaciones sobre casos de corrupción.

“No permitan que los políticos de siempre hagan de la suya”, señaló Jiménez.

El pasado 15 de febrero, Jiménez dijo en su carta de renuncia “irrevocable” que se iba por diferencias con Almagro como “la falta de comunicación” con él “desde agosto de 2017”.

“Esta tuvo su mayor expresión al no recibirme el pasado 30 de enero a pesar de que había viajado expresamente para reunirme con él e informarle sobre la situación actual de la Misión”, indicó.

Explicó que la visita era para notificarle a Almagro de “los avances en las investigaciones” que está haciendo la Maccih, “las presiones y amenazas que estaba recibiendo con motivo de ellos, la necesidad de contar con autonomía administrativa y los recursos materiales y humanos necesarios para realizar nuestro trabajo”.

La misiva de Jiménez indica, entre otras asuntos, que “hay que decir también que el Estado de Honduras no ha querido aprobar leyes importantes propuestas por la Maccih, como la Ley de Colaboración Eficaz, que cumplió en diciembre último un año desde su entrega”.

Añade que “el equipo de la Misión se encuentra sumamente preocupado por la reacción de las autoridades del país frente al caso de la Red de Diputados”, asociado con un presunto hecho de corrupción a través de una reforma a la Ley de Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la República, el 18 de enero.

La consecuencia de la ley fue que la investigación hecha sobre la Red de Diputados por la unidad especial de la Maccih fue archivada el 24 de enero generando una reacción por parte de la Misión y de organizaciones internacionales y nacionales, subraya la carta.

Jiménez renunció luego de que Almagro, en una carta al presidente Juan Orlando Hernández le dijera que “será necesario fortalecer el funcionamiento de la Maccih”, porque no ha arrojado resultados en algunos casos de corrupción que se hubiesen deseado.