Más noticias

“Se me reventó la fuente en el trabajo”

Recordó sus inicios en la Pizzería Italia, donde esperaba con las puertas abiertas a los clientes que salían del Cine tropicana y el Círculo Teatral Sampedrano.

No le gusta la confrontación, por eso se define como apolítica y amiga del deporte, pero no fanática.
No le gusta la confrontación, por eso se define como apolítica y amiga del deporte, pero no fanática.

San Pedro Sula, Honduras.

Mujer de un solo hombre y de muchas batallas, Nelly Hernández volvió a comenzar de cero después de que “por cosas de la vida” se dio la separación con el italiano con quien se inició en el negocio de la pizzería.

16 años después de aquel desenlace sigue sola, repartiendo amor entre sus clientes mediante la pasión que pone a la preparación de los platos en su restaurante Nelly’s Pizza en San Pedro Sula. Sus tres hijas y los nietos que estas le dieron complementan la felicidad de esta emprendedora que descubrió su pasión por los negocios siendo una niña de escuela.

1.¿La receta de sus pizzas es suya o de su exesposo?

Le voy a ser sincera, de ninguno de los dos, sino del padre de él. La aprendí cuando iniciamos Pizzería Italia después que nos casamos en 1976. 28 años de mi vida le dediqué a ese negocio y salí sin nada.

2.¿Cómo entonces logra abrir Nelly’s Pizza?

Una amiga que su esposo había tenido una pizzería me facilitó el horno. Allí comencé a hacer mis pizzas con harina que me daba al crédito don Yaudeth Burbara (ya fallecido). Eso fue una cuadra arriba de Pizzería Italia. El local lo pintamos con los compañeros de mi hija, a quienes les daba pizza por su trabajo. Eran muchachos muy nobles.

3. ¿Cuál es la clave para que el restaurante haya tenido éxito?

Me encanta ver al cliente contento. Yo personalmente compro todo fresco. Para mí, la diferencia (con otras pizzas) es que las mías las hago con amor.

4.¿Cómo surge su pasión por los negocios?

Tenía diez años. Mi papá era dueño de una finca de bananos. Cuando regresábamos de la finca a la ciudad yo le decía al vigilante que pusiera un tallo (de bananos) en la paila del carro. Al llegar a la casa le decía a los vecinos que tenía guineos verdes de venta. Todos se vendían. Después le dije al vigilante: ahora súbame dos, uno de verde y otro de maduro. Ese dinero lo fui guardando para comprar otras frutas como papayas y piñas, que también vendía frente a la casa. Cuando no había clientes hacía las tareas que me dejaban en la escuela Francisco Morazán.

5.¿Qué estudió?

A los 16 años me gradué de secretaria, pero no me gustó. A los 17 puse dos molinos de maíz. Era un buen negocio porque en ese tiempo no existía la harina de maíz. También tuve una tiendita de ropa para niños al lado de la Librería Navarro que se llamaba Snoopy. Confeccionaba para dos segmentos de mercado: ropa de primera que vendía en el supermercado Fransen Colonial y otra que hacía con los sobrantes de tela, pero diseñada con mucho gusto. En ese negocio conocí al que fue mi esposo.

6.¿Se volverá a casar?

Sí no lo hice hace 16 años, no lo voy a hacer ahora. Me casé una vez y no lo vuelvo a hacer, aunque sobra quien quiere comer pizza de gratis, ja, ja, ja. Tuve un solo novio y un solo esposo, y muchas de mis amigas son las mismas que conocí en mi niñez. Estoy feliz así como abuela y madre.

7.¿Cómo es la vida de una emprendedora?

Ser emprendedora significa sacrificio, desvelo, postergarse a una misma; por ejemplo, a mí se me reventó la fuente estando embarazada de una de mis hijas mientras trabajaba en la cocina de Pizzería Italia. De allí me llevaron al hospital.

8.¿Cómo se hizo amiga de la ex primera dama Aguas Ocaña?

Con ella tengo una gran afinidad. Me la presentó el presidente (Ricardo) Maduro en el aeropuerto. Me contó que trabajaba en Nápoles, entonces le hablé en italiano y así sostuvimos una amena conversación. Le dije que si ella tomaba agua de Río de Piedras, se iba a quedar en Honduras, y se rió.

9.¿Tenemos entendido que a ambas les gusta hacer labores de servicio social?

Por eso la admiro. Una vez me dijo: Nelly, voy a traer a los niños (sus hijos adoptivos) a comer pizza. Había dicho que eran 60, después que eran 80 y terminaron siendo 120.

10.¿Es cierto que los enamorados tienen un servicio especial en Nelly’s Pizza?

Hemos tenido bodas y reuniones de compromiso. A los enamorados les pongo una mesa romántica con un mantel blanco cubierto con pétalos de rosas rojas. Una vez, una muchacha vino a comprometerse con su novio que era extranjero y cuando él le pidió la mano, de la emoción dijo ‘no acepto’ por decir ‘sí, acepto’. El muchacho se quedó asustado, pero luego todo se aclaró.

11.¿Se emociona usted con esos encuentros amorosos?

Le voy a contar algo. Una vez casi me pongo a llorar con el novio. Él venía con un ramo de flores escondidas para entregárselas a la muchacha que había invitado a comer cuando ella lo aceptara, pero casi se va de espaldas cuando la respuesta fue un rotundo ‘no’.

12. ¿Le gusta bailar?

Nunca aprendí a bailar porque mi mamá no me dejaba y a mi novio no le gustaba.

13.¿Era muy estricta su madre?

Tan estricta como un general, pero se lo agradezco. Si tenía amigos tenían que venir a la casa, nada de verse en las esquinas. No era muy efusiva, pero cuando cumplí los 15 años, me dio un abrazo y un beso, y unos consejos que me han servido en la vida.

14.¿Tiene planes de hacer de la pizzería una franquicia?

Por las experiencias que pasé le tengo miedo a las sociedades. Lo que vamos a tener aquí es un carrito que ya está listo para vender porciones pequeñas de manera ambulante.

15.¿Cocina en su casa?

He sido alcahueta con mis hijas, que salieron con gusto italiano, pero también las acostumbré a comer casamiento, arroz y carne mechada con sus plátanos maduros al natural y otras comidas hondureñas.

Tengo dos nietos aquí y dos en Nueva York que para ir a verlos tengo que vender mucha pizza.

16.¿Cuál es más sobrosa, la pizza o la baleada?

Las dos son ricas, la diferencia está en el punto de sabor que se le dé a cada una.

17.¿A qué le teme o qué no le gusta?

Le temo a las personas que son de mal corazón y desconfío de las personas que cierran los ojos cuando estamos conversando. La política no me gusta porque se tuerce mucho y a mí me gustan las cosas rectas; pero en política también hay personas buenas.

18. ¿Qué recuerda de su vida de casada?

En esos 28 años también incursioné en las exportaciónes de limón, de yuca parafinada y plátanos empacados al vacío. Cuando llegué a la Pizzería Italia, el local era una bodega que mi suegro alquilaba. Para acondicionarlo saqué al crédito los ventiladores de techo.

19.¿Qué cambiaría si fuera alcaldesa de San Pedro Sula?

Hay muchas cosas qué hacer en esta ciudad, pero me gustaría que hubiera más mejoras en salud y educación.

20.¿Se siente una mujer realizada?

Pienso que todavía tengo oportunidades. Soy una persona de mucha fe. Creo que el destino sí existe, pero solo en cierto porcentaje, lo demás está en nosotros hacer nuestros sueños realidad. Mientras Dios me tenga con vida y me pueda mover, voy a estar trabajando en lo que me gusta.

Perfil

Nelly Hernández
Fecha de nacimiento: 10 de octubre de 1955
Edad: 62 años
Ciudad de origen: San Pedro Sula
Ubicación de negocio: Frente a la Fuente Luminosa
Profesión:Secretaria comercial
Religión: Católica
Equipo de fútbol: No tiene
Comida: Arroz y frijoles