Más noticias

Celebración de fin de año deja a 19 quemados en Honduras

La mayoría manipuló un explosivo conocido como cebolla. En el hospital Mario Rivas no ingresaron heridos por ingesta de alcohol

El joven de 15 años se quemó por quitarle un mortero a su primo. Pese a las prohibiciones hubo venta y quema de pólvora en el país.
El joven de 15 años se quemó por quitarle un mortero a su primo. Pese a las prohibiciones hubo venta y quema de pólvora en el país.

Tegucigalpa, Honduras

La manipulación irresponsable de pólvora dejó como saldo al menos 19 personas quemadas en el país.

Del total de casos, cuatro ingresaron al Hospital Escuela, tres adultos y un menor de 15 años, quienes resultaron con graves lesiones en sus dedos.

Antes, durante y después de las fiestas de la temporada, este centro asistencial ha atendido a 45 personas lesionadas por quemaduras de pólvora.

En el Hospital de Especialidades del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), un adulto resultó con daños en los dedos de su mano derecha por quemadura de un petardo. No obstante, no fue grave y ayer le dieron el alta.

La ciudad de San Pedro Sula reportó más casos: 13 quemados, nueve menores y cuatro adultos. El hospital Mario Rivas ha asistido a 46 lesionados por la manipulación de artefactos explosivos durante la temporada. Solo los dos principales centros asistenciales del país han dado atención a un total de 81 personas con lesiones por pólvora.

Por otra parte, se reportó que una niña de ocho años ingresó al hospital de Choluteca con quemaduras en su pie por la explosión de un mortero.

Saldo total. En comparación con el saldo de quemados del 24 de diciembre, que fue de 31, para fin de año hubo una reducción de 12.

Sin embargo, la cifra es alarmante, puesto que en el global de casos y sumando incidentes de todo el país se reportan 92 casos en la temporada.

Esta cifra duplica a la de 2016, un total de 42 casos. El recuento de casos acumulados señala que en 2017 hubo 92 víctimas de la pólvora; dos de ellas perdieron la vida.

Las salas de quemados de los centros asistenciales, tanto de adultos como de niños, se llenaron.
Según personal médico del Mario Rivas, la mayoría de personas que ingresó con lesiones o quemaduras lo hicieron por manipular explosivos de alto poder conocidos como cebollas.

También varias personas por utilizar potentes morteros conocidos como tumbacasas.