Más noticias

Congelan cuentas bancarias a la ex primera dama Rosa de Lobo

La indagan por presunta sustracción de L12 millones de Casa Presidencial transferidos a una cuenta personal. La Atic solicitó al IP información de sus propiedades.

La entonces primera dama de Honduras, Rosa Elena de Lobo, junto a su esposo el exmandatario, Porfirio Lobo Sosa.
La entonces primera dama de Honduras, Rosa Elena de Lobo, junto a su esposo el exmandatario, Porfirio Lobo Sosa.

Tegucigalpa, Honduras.

Como parte de una investigación por presunto lavado de activos y enriquecimiento ilícito, la Unidad Fiscal Especial Contra la Impunidad de la Corrupción (Ufecic), a través de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic), solicitó el congelamiento de las cuentas bancarias de la ex primera dama Rosa Elena Bonilla de Lobo (de 50 años).

La información se desprende de expedientes, documentos confidenciales y entrevistas con diferentes fuentes oficiales del Ministerio Público, la Atic y el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) a las que tuvo acceso la Unidad de Investigación de Diario LA PRENSA.

Las acciones de congelamiento de las cuentas bancarias en lempiras y dólares se originan en las indagaciones emprendidas contra la esposa del expresidente Porfirio Lobo Sosa (2010-2014) por la supuesta sustracción irregular de poco más de 12 millones de lempiras (L12,272,051.42), unos 510,000 dólares, de la cuenta de la oficina del Despacho de la Primera Dama a una cuenta personal seis días antes que su esposo entregara la Presidencia de la República el 27 de enero de 2014.

Este expediente fue presentado al Ministerio Público por la Unidad de Investigación, Análisis y Seguimiento de Casos del CNA el 31 de octubre pasado, pero por tratarse de un caso emblemático y de alto impacto que involucra a una alta exfuncionaria del Estado lo trasladaron a la Ufecic.

Este caso del CNA es una de las investigaciones que tiene en proceso la Ucefic y la Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras (Maccih) desde septiembre pasado.

La Ucefic fue constituida tras un riguroso proceso de selección de sus miembros.

Fue el fiscal general Óscar Chinchilla quien juramentó el pasado 2 de septiembre al equipo constituido por 43 personas, entre ellos fiscales, investigadores, expertos financieros, informáticos y criminólogos, quienes son encargados de investigar casos de corrupción de alto impacto. Esta unidad también cuenta con expertos internacionales de la Maccih.

Trabajo conjunto

Con base en la información proporcionada por el CNA, la Ufecic y la Atic emprendieron sus propias indagaciones y como primeras medidas precautorias se ordenó el congelamiento de las cuentas depositadas en instituciones financieras del país.

Además de eso, la Atic solicitó, antes de las elecciones del pasado 26 de noviembre, información al Sistema Unificado de Registro (Sure) del Instituto de la Propiedad (IP) de todas las propiedades y bienes de la ex primera dama y de su esposo en Honduras.

Una fuente ligada con la investigación informó que también se ha solicitado documentación de otras propiedades en los Estados Unidos, entre ellas una lujosa residencia en una zona exclusiva de la ciudad de Miami, estado de la Florida, la cual está registrada a nombre de la expareja presidencial.

Entre la información proporcionada por el IP a la Atic figuran seis bienes inmuebles a nombre de Rosa Elena Bonilla en el sector de El Chimbo, Santa Lucía, jurisdicción de Francisco Morazán.

La fuente indicó que la documentación proporcionada contiene el tracto sucesorio de cada una de las propiedades registradas a nombre de la ex primera dama.

Además, incluye otros bienes inmuebles que están a nombre del expresidente Lobo en el sector de Las Vegas del Río Guayape y en La Empalizada, en la ciudad de Juticalpa, Olancho.

LA PRENSA consultó en línea al Sistema Unificado de Registro (Sure) y confirmó que por ahora estas propiedades no están bajo aseguramiento por parte del Ministerio Público.

Casos investigados

Contra la ex primera dama están abiertos dos expedientes en el Ministerio Público y la Ufecic, el primero relacionado con el desvío de aproximadamente siete millones de lempiras, unos 300,000 dólares, del programa presidencial “Calzando y Uniformando a los Niños de Honduras”.

El expediente de este caso establece que en fecha 22 de enero de 2013, la señora Bonilla de Lobo solicitó al Consejo Directivo del Patronato Nacional de la Infancia (Pani) la aprobación de una transferencia de 20 millones de lempiras, aduciendo que los fondos serían destinados para el referido programa social.

La investigación detectó que hubo una sobrevaloración de los zapatos y uniformes escolares de casi el 100%, lo que al final causó un perjuicio al Estado de Honduras de alrededor de siete millones de lempiras, unos 300,000 dólares.

Por este caso está denunciado también el exsecretario privado de la ex primera dama, quien participó directamente en el mecanismo fraudulento de sustracción de fondos del referido proyecto presidencial de apoyo a niños pobres, en relación con la denuncia.

El segundo expediente contra la exconsorte presidencial está relacionado con el traslado irregular de 12.3 millones de lempiras de una cuenta de cheques de la Oficina del Despacho de la Primera Dama a una cuenta personal, registrado el 22 de enero de 2014.

En esa fecha, la denunciada emitió un cheque por el valor antes mencionado y se presentó a la institución bancaria pidiendo que se pagara y se trasladara a su cuenta.

Información que proporcionó el CNA a LA PRENSA indica que la cuenta bancaria del despacho era administrada de forma discrecional por Rosa Elena Bonilla, ya que era la única persona autorizada para emitir cheques de la misma.

El CNA constató que la Secretaría de la Presidencia transfería mensualmente fondos a esa cuenta, con el objeto de que los mismos fueran utilizados para los gastos administrativos en los que incurría esa oficina, así como para su sostenimiento.

De igual manera, se identificó que esa cuenta también era alimentada por transferencias de otras instituciones públicas también dedicadas a proyectos sociales.