Más noticias

"El sabía que si hacía algo incorrecto, yo no iba a estar ahí"

El expresidente Porfirio Lobo Sosa habló del caso por narcotráfico de su hijo Fabio en Estados Unidos.

El expresidente de Honduras, Porfirio Lobo Sosa, y su hijo Fabio Lobo.
El expresidente de Honduras, Porfirio Lobo Sosa, y su hijo Fabio Lobo.

Tegucigalpa, Honduras

El expresidente de Honduras, Porfirio Lobo Sosa, dijo en la noche del lunes durante un programa de televisión que no meterá las manos al fuego por su hijo Fabio, detenido en Estados Unidos por narcotráfico, si es encontrado culpable.

"Si mi hijo es inocente, voy a estar al lado del él. Si no, no puedo porque no es la forma en la que lo formamos. Si se equivocó, es un error complicado que la familia lo ha pagado muy duro, y a uno como padre le duele, pero son temas en que la justicia son para todos".

Destacó que "desde antes de asumír la presidencia le dije a todos -su familia- que debían saber que ahora que estaba en el cargo los iban a tratar de influir para diferentes temas y que no debían hacer nada indebido porque yo no iba a estar ahí. Él -Fabio- sabía que si hacía algo incorrecto, yo no iba a estar ahí. El que se sale, se sale y debe defenderse solo. Voy a esperar qué sucede con la justicia americana".

Sin embargo, confesó que le paga el abogado a su hijo y que le ayuda a la familia de Fabio. "Yo ayudo a su familia, a su esposa y a sus tres hijas. Le pago el abogado, pero lo demás dependerá de lo que la justicia decida. No le deseo eso a ningún padre de familia".

Las declaraciones del exmandatario se produjeron casi de manera simultánea mientras se conocía una acusación en su contra por parte del líder del cartel de Los Cachiros, Devis Leonel Rivera Maradiaga, quien señaló al ex gobernante en un tribunal de Estados Unidos de recibir sobornos a cambio de protección y contratos al cartel.

Consultado por la AFP, el expresidente Lobo negó las "acusaciones absolutamente falsas" y dijo que nunca se reunió con narcotraficantes o recibió sobornos de ellos.

"Porfirio Lobo Sosa nunca ha recibido ningún dinero de delincuentes ni ha sostenido ninguna reunión particular con ellos, mis acciones como Presidente del Congreso primero y como presidente de la República son las más claras muestras de mi compromiso con Honduras, aprobando varias leyes para el combate al crimen organizado y la delincuencia en general como la Ley de Extradición y la Ley de Privación de Dominio, siendo en mi gobierno que se hizo la primer incautación de bienes a esta banda criminal", dijo el expresidente en un comunicado enviado por email a la AFP.

El testigo, que colaboró con la DEA en Honduras y se ha declarado culpable de varios delitos, contó cómo se reunió con otros narcos y al menos un actual diputado y decidieron matar al exzar antidrogas de Honduras Julián Arístides González en diciembre de 2009.

"Mis pensamientos y plegarias están con la familia del General Arístides en este momento", agregó el exmandatario en el comunicado.