El yoga tiende a centrarse en la conexión entre la mente y el cuerpo.
El yoga tiende a centrarse en la conexión entre la mente y el cuerpo.

El yoga y el pilates de bajo impacto proporciona grandes beneficios para la salud a todas las edades

Estados Unidos

VIERNES, 6 de julio de 2018 (HealthDay News) -- El yoga y el pilates son adecuados para las personas de todas las edades y todos los niveles de aptitud física, afirman los expertos médicos.

Estos ejercicios de bajo impacto no requieren un equipamiento especial y, después de un entrenamiento inicial, pueden hacerse en casa para mejorar la salud física y mental.

"Ambos usan el peso del propio cuerpo y pueden personalizarse según el nivel, desde principiante a avanzado", aseguró el doctor Jayson Loeffert, médico de atención primaria de medicina deportiva en el Centro Médico Milton S. Hershey de Penn State Health.

El pilates tiene como objetivo fortalecer los músculos centrales entre los hombros y la pelvis, y el yoga tiende a centrarse en la conexión entre la mente y el cuerpo, y con frecuencia incluye técnicas de meditación y de respiración. El yoga puede ayudar a manejar el estrés, según la Asociación Osteopática Americana (American Osteopathic Association).

Ambos ejercicios incluyen unos movimientos lentos y cuidadosos que pueden mejorar la fuerza, el equilibrio y la flexibilidad. Los principiantes deberían asistir a clases para aprender a hacerlos ejercicios de forma correcta, aconsejó Loeffert.

Debido a que son de bajo impacto, el yoga y el pilates son ideales para las personas con artritis o lesiones. "La mayoría de las personas pueden tolerarlos sin muchos problemas", dijo Loeffert. "Son buenos para curarse".

Los ejercicios también pueden ayudar a las personas con diabetes, la hipertensión o neuropatía (problemas con los nervios) en las piernas, añadió.

El yoga y el pilates tienen también otros beneficios, según la enfermera practicante Barbara Cole, que también trabaja en Penn State Health. Entre ellos: previene y trata el dolor de espalda; mejora la postura y el equilibrio; aumenta el rango de movimiento, y mejora el sueño.

Las mujeres embarazadas y las personas con hipertensión, con un riesgo de coágulos sanguíneos, con hernias discales o con otras afecciones preexistentes deberían hablar con su médico antes de empezar a hacer yoga o pilates, recomendó Cole.