Es importante que ingiera cinco porciones de frutas y verduras al día.
Es importante que ingiera cinco porciones de frutas y verduras al día.

Cuide adecuadamente sus huesos

SAN PEDRO SULA.

La salud de los huesos es importante porque dan soporte y permiten que se mueva.

El ortopeda y traumatólogo Christian Meléndez comenta que los huesos protegen de lesiones al cerebro, corazón y a otros órganos.

Además, los huesos almacenan minerales tales como el calcio y fósforo, los cuales nos ayudan a mantener los huesos fuertes, y los liberan a otros órganos cuando estos los necesitan para otros usos.

Consumir alimentos ricos en calcio y vitamina D, hacer suficiente ejercicio y tener hábitos saludables ayuda a mantener los huesos sanos. Si no comemos bien y no hacemos suficiente ejercicio del tipo adecuado, los huesos pueden debilitarse e incluso romperse.

Cuando los huesos se rompen (lo que se conoce como fractura) pueden causar mucho dolor y ocasionalmente se requiere cirugía para repararlos.

También pueden causar otros problemas de salud por largo tiempo. Existen muchos tipos de enfermedades de los huesos. La más común es la osteoporosis. Con la osteoporosis los huesos se debilitan y tienen más probabilidad de fracturarse.

Las personas con osteoporosis frecuentemente sufren fracturas de los huesos de las muñecas, la columna y la cadera.

Es importante que siga una dieta balanceada, haga ejercicio, mantenga un peso correcto y dejar de fumar y beber alcohol.

Cómo obtener vitamina D y calcio

Como prevención consuma una dieta bien balanceada y rica en calcio y vitamina D. Las buenas fuentes de calcio incluyen productos lácteos bajos en grasa, alimentos y bebidas con calcio agregado. Buenas fuentes de vitamina D incluyen yemas de huevo y pescado de mar.

Además lo encuentra en el hígado y leche con vitamina D agregada. Algunas personas pueden necesitar suplementos nutricionales para obtener suficiente calcio y vitamina Las frutas y verduras contienen nutrientes esenciales.

Son las fuentes de calcio más común: Tofu y leche de soya fortificados con calcio. Las verduras de hojas verdes: brócoli, coles de Bruselas, hojas de mostaza, col rizada. Además en las legumbres, tortillas, sardinas o salmón. Camarones y jugo de naranja fortificado con calcio.