Más noticias

Blanqueamiento dental: nueve mitos

A través de este procedimiento estético se logra restaurar el color natural de los dientes. Despeje sus dudas

Acuda con un médico para que le haga un diagnóstico correcto de su dentadura para notar si tiene desgaste o dentina expuesta y evitar molestias.
Acuda con un médico para que le haga un diagnóstico correcto de su dentadura para notar si tiene desgaste o dentina expuesta y evitar molestias.

México

El blanqueamiento dental es un tratamiento estético en el que por medio de diferentes técnicas y procedimientos se logra restaurar el color original de las piezas dentales. Si está pensando en reavivar su sonrisa, pero tiene algunas dudas, conozca los 9 mitos más comunes y los consejos de los expertos.

1. Los blanqueamientos dañan el esmalte dental. “El mito más grande es ‘que sí se daña el diente’, no es tanto mito... si lo hacen mal. Hay peróxidos muy fuertes, muy agresivos que combinados con el láser sí desmineralizan el diente y lo pueden dañar. Por eso ese tipo de tratamiento yo no lo hago”, expresa el odontólogo Raúl Benavides, experto en estética dental.

2. Los blanqueamientos caseros no funcionan. “Los tratamientos de farmacia pueden ayudarle a mantener el color después de un blanqueamiento profesional.

“Nunca le van a blanquear como uno profesional hecho por un dentista, pero una vez terminado el blanqueamiento del dentista son buenos productos para mantener el color”, expresa Benavides.

3. Las pastas dentales blanqueadoras funcionan. Las pastas dentales que aseguran blanquear los dientes pueden servir como apoyo después de un blanqueamiento profesional, pero no blanquean sus dientes de una manera realmente muy notoria.

4. El blanqueamiento deja los dientes sensibles. “Depende de cómo se lo hagan. El que duele es el de láser, que yo no recomiendo”, dice Benavides.

El odontólogo Roberto Carillo señala que aunque la sensibilidad en los dientes es común en el tratamiento, se deben tener precauciones para evitar que se convierta en una molestia prolongada.

“Aunque la hipersensibilidad (o sensibilidad dental) es el efecto secundario mas común relacionado con el blanqueamiento dental, ésta es usualmente transitoria, desapareciendo sin dejar rastro al poco tiempo de finalizar el tratamiento.

5. El bicarbonato de sodio blanquea sus dientes. “Los cristales de las sales del bicarbonato de sodio son moderadamente abrasivos, y es esta cualidad lo que hace que limpie las manchas superficiales en el esmalte. Sin embargo su uso continuo junto con un cepillado fuerte desgastará la superficie dental a largo plazo”, explica Carrillo.

6. El blanqueamiento dental dura toda la vida. “Por lo general, con los cuidados prescritos por el odontólogo, un nivel aceptable de tono dental puede mantenerse 12 meses o más, pero mantenerlo está relacionado a la respuesta biológica de cada paciente junto con sus hábitos alimenticios y de higiene”, aclara Carrillo.

7. Los dientes se blanquean de manera uniforme. “Inclusive, en zonas donde el esmalte presenta diferentes concentraciones de mineralización, pueden aparecer nubes (o manchas) blancas después del blanqueamiento”, informa Carrillo.

8. No es sano blanquear sus dientes. Carrillo explica que todo depende de su salud bucal para saber si usted es el candidato ideal para un blanqueamiento dental.

“No todos los pacientes son candidatos a un blanqueamiento dental. Sin embargo, si se cumplen todos los requisitos, es completamente seguro someterse a este tipo de procedimiento”, dice.

9. Si blanquea sus dientes hay más probabilidad de que se caigan siendo mayor. El especialista Carrillo asegura que no existe ninguna relación entre el blanqueamiento y la pérdida de tejidos de soporte de los dientes.