Más noticias

Cuidado con las cuerdas de las persianas

Las cuerdas de las persianas pueden ser mortales para los niños

Hay persianas sin cuerdas, y se pueden fabricar de forma asequible, búsquelas.
Hay persianas sin cuerdas, y se pueden fabricar de forma asequible, búsquelas.

Décadas después de que se reconociera por primera vez el peligro, los niños pequeños siguen lesionándose o incluso perdiendo la vida con las cuerdas de las persianas.

Los investigadores encontraron que entre 1990 y 2015, casi 17,000 niños menores de 6 años terminaron en emergencias con lesiones relacionadas con las persianas. La mayoría de las veces las lesiones no fueron graves.

Pero un niño falleció cada mes, en promedio, normalmente por asfixia con las cuerdas de una persiana.

"Hace 70 años que conocemos este riesgo, y sin embargo todavía vemos niños estrangulados por estos productos", dijo el investigador principal del estudio, el Dr. Gary Smith. "Es simplemente inaceptable".

Smith dirige el Centro de Investigación y Políticas sobre las Lesiones del Hospital Pediátrico Nacional de Columbus, Ohio.

Hay persianas sin cuerdas, y se pueden fabricar de forma asequible, según Smith. Eso hace que sea "muy factible", dijo, que los fabricantes reemplacen las persianas con cuerdas por alternativas seguras.

A lo largo de los años, la industria ha producido estándares de seguridad voluntarios para que sea menos probable que los niños se enreden con las cuerdas de las persianas. Esos esfuerzos incluyeron deshacerse de los bucles de las cuerdas en los que los niños puedan poner la cabeza.

Pero esas medidas no han sido suficiente, dijo Smith.

En 2014, indicó, la Comisión de Seguridad de los Productos del Consumidor (CPSC) de EE. UU. propuso una norma que requería que las persianas no tuvieran cuerdas o que tuvieran cuerdas que fueran inaccesibles a los niños.

Hasta ahora, no se ha puesto en práctica.

Smith dijo que cree que es el momento de que los reguladores hagan algo sobre este tema.

La Dra. Bárbara Pena es directora de investigación del departamento de emergencias del Hospital Pediátrico Nicklaus, en Miami. "Muchas personas probablemente crean que es algo del pasado, pero sigue ocurriendo", advirtió.

familia2.27(1024x768)

Algunos padres y cuidadores, dijo, quizá no se den cuenta de que las persianas con cuerdas son un peligro para los niños pequeños.

Mientras los productos siguen estando disponibles, dijo Pena, el primer paso crucial es la concienciación.

Smith se mostró de acuerdo en que la falta de concienciación es un problema. A veces, dijo, las familias piensan que la cuerda de las persianas es el único riesgo, y que hacer que queden fuera del alcance de los niños es suficiente.

"Pero las cuerdas internas también suponen un peligro", indicó.

Lo mejor que pueden hacer los padres, dijo Smith, es reemplazar cualquier persiana con cuerdas de su casa por persianas sin cuerdas.

Para las familias con unos ingresos más bajos, eso podría ser más fácil de decir que de hacer, reconoció. Pero, dijo, pueden empezar reemplazando cualquier persiana vieja en las habitaciones en que sus hijos pasen la mayor parte del tiempo, como el dormitorio de un niño o la sala de estar.

Si un hogar tiene persianas con cuerdas, dijo Pena, es importante que los muebles queden lejos de las ventanas para que los niños no puedan subirse a ellos y acceder a las persianas.

Los niños de entre 1 y 4 años de edad (curiosos y móviles) son los que más están en riesgo, según Smith.

Los hallazgos del estudio proceden del análisis de los investigadores de dos bases de datos de la CPSC. Encontraron que de 1990 a 2015, los niños fueron tratados por lesiones con persianas a una tasa promedio de 2 al día.

Aproximadamente la mitad de las lesiones las sufrieron niños que según los informes fueron "golpeados" por las persianas. Pero en un 12 por ciento de los casos, un niño se enredó en las cuerdas de las persianas.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 11 de diciembre de la revista Pediatrics.

Las situaciones en que se quedaron enredados normalmente se produjeron en casa. Pero Smith dijo que es importante que los padres sepan si hay algún peligro con las persianas en algún lugar en que el niño pase el tiempo, como en las casas de familiares o en la guardería.