Más noticias

Dr. Oz responde a quienes lo llaman charlatán

"Les prometo que no harán que me calle", dijo el presentador del programa de salud.

El doctor Mehmet Oz respondió a sus críticos.
El doctor Mehmet Oz respondió a sus críticos.

Nueva York, Estados Unidos.

En un episodio de "El programa del doctor Oz" salido al aire el ayer jueves, Oz argumentó que sus críticos estaban atacando su libertad de expresión.

"Les prometo que no harán que me calle", dijo. Oz, quien es vicepresidente del departamento de Cirugía, defendió los consejos que da en su programa de televisión que se transmite en Honduras a través de Fox Life.

"He trabajado toda la vida usando un mensaje sencillo: uno tiene el derecho y la responsabilidad de volverse un experto mundial en su propio cuerpo", dijo en el programa grabado el martes. "Y para hacerlo hay que tener acceso a la mejor información, la más actualizada, a múltiples puntos de vista y opiniones diversas".

Aseguró que nunca promueve tratamientos o curas para lucrarse.

¿Dr Oz charlatán?

familia Oz(800x600)
{$PieFoto} El doctor Oz junto a su esposa Liza (centro) y su hija Daphen (i).

En un correo a la universidad, 10 doctores señalaron la semana pasada que Oz busca "lucrarse ofreciendo tratamientos y curas que no funcionan" publica en The New York Times.

Oz atacó la credibilidad de los doctores que lo criticaron. Según el programa, los doctores que firmaron el correo tienen "grandes vínculos con grandes corporaciones" y señaló específicamente al doctor Henry I. Miller, del área de filosofía científica y políticas públicas en la Universidad de Stanford, quien ha defendido a viva voz los alimentos genéticamente modificados y tiene contactos con el Consejo Americano de Ciencia y Salud, el cual es un grupo en pro de los grupos corporativos.

El doctor Miller comentó en un correo electrónico: "Mi único interés es y ha sido siempre proteger la respetabilidad académica de una prominente institución médica. El currículo del doctor Oz habla por sí mismo y hay abundantes datos que proyectan dudas sobre su capacidad médica".

Durante la mitad del programa, el doctor Oz se dirigió a sus críticos en términos generales e invitó a varias personas a defenderlo. También repitió su propuesta de que se etiqueten todos los productos modificados genéticamente.

Además de defenderse en TV, Oz publicó el jueves un artículo de opinión en Time.com, en el cual trató de explicar su idea de la medicina.

"No espero que todos mis colegas entiendan la unión entre la medicina convencional y la definición de bienestar que mi programa busca explicar", escribió. "Espero y respeto las críticas de colegas que tienen conflictos con mis ideas y de acuerdo con eso trato de mejorar mi programa".

Problemas con Sony

familiaOz3(1024x768)
El dr. Oz es acusado de charlatán.

Una serie de mensajes entre Mehmet Oz, su equipo y ejecutivos de Sony, reveló el interés del médico de promocionar dispositivos portátiles para la salud y fitness de la empresa.

Según reporta Vox, un correo de enero de 2014 dirigido a Michael Lynton, CEO de Sony Entertainment, sugiere que Oz planeaba utilizar su programa para ayudar a expandir el mercado de este tipo de dispositivos de la compañía, más que para mostrar beneficios para la salud.

En el mensaje no mencionó nunca consideraciones de este tipo sobre los aparatos; parecía más "estar emocionado por la sinergia de negocios con Sony", uno de los productores de su show, señala el mismo medio.

Los correos revelados por WikiLeaks mostraron también una preocupación por parte de Sony y el equipo de Oz respecto a las crecientes críticas que recibía, lo que haría que la audiencia "comprometiera futuras perspectivas de negocio" alrededor del médico, cita Vox.

En otro de los mensajes, el equipo de relaciones públicas de Oz estaba preocupado por cualquier publicidad que lo hiciera parecer como un "charlatán", justo en el momento en que ya estaba bajo la mira luego de que la senadora Claire McCaskill dijera que lo que él dice en sus programas es falso y que no se puede confiar en él.

Dr. Oz responde así as su críticos