Más noticias

Exhumaciones: en fosas identifican a migrantes desaparecidos

<p>Autoridades mexicanas reportaron el hallazgo macabro de 49 torsos, de los cuales se cree que 8 pertenecen a hondureños.</p>

Por las 10 hect?eas de terreno que ocupa, el Pante? Jard? de Tapachula parece la ciudad. Sin embargo, es un cementerio que fue inaugurado en 1951. En sus tumbas descansan los restos de ciudadanos mexicanos comunes e ilustres y tambi? muchos centroamericanos, entre ellos posiblemente hondure?s, que han muerto buscando el sue? americano en las v?s del tren y al no tener documentos han sido sepultados en fosas comunes dentro del camposanto.

Ver especial multimedia: Holocausto migratorio

Clarisa Espinoza Gonz?ez, auxiliar administrativa de esa instalaci?, explica que esas fosas est? en el fondo del cementerio y en ellas, a finales de 2012, se exhumaron cerca de 80 restos para ser identificados.

?Los cuerpos de las personas no identificadas estaban enterradas en los espacios entre las tumbas de los dem? fallecidos?, explica y se?la el terreno en que se efectu?el procedimiento, circundado por tumbas con pinturas y arreglos florales multicolores.

El proceso de exhumaci? estuvo a cargo de la antrop?oga forense argentina Mercedes Doretti, que practic?pruebas gen?icas a los restos para cruzar la informaci? con los bancos de datos gen?icos de Honduras, Nicaragua, Guatemala y El Salvador. ?Se presume que en los resultados que est? pendientes de entrega se reconocer?a hondure?s, guatemaltecos y salvadore?s. Si se confirma esto, viene el proceso de repatriaci? de los cuerpos?, explic?el c?sul de Honduras en Tapachula, Marco Tulio Bueso.

Identificando torsos

El proceso de identificaci? de cuerpos, o partes de ellos, que habla directamente del infierno al que muchos compatriotas se exponen al cruzar M?ico, tambi? se realiza al norte de ese pa?.

En mayo de 2012 hubo una matanza en Cadereita de Jim?ez, cerca de Monterrey, Nuevo Le?, y las autoridades mexicanas documentaron el hallazgo de 49 torsos.

?Se enviaron los perfiles gen?icos y los expedientes a Asuntos Consulares de la Canciller? de Honduras para hacer el cruce de informaci? y estamos esperando los resultados de los cotejamientos con los familiares?, explic?el c?sul de Honduras en San Luis Potos? Osmar C?camo. Se supone, seg?n la embajada de Honduras, que ocho de esas partes pertenecen a hondure?s.

En la zona norte de M?ico incluso todav? el proceso de reconocimiento est?pendiente para dos cuerpos de la famosa matanza de San Fernando, Tamaulipas, en la que murieron 72 migrantes a manos de quienes los ten?n secuestrados.

?Muchas veces los cuerpos pasan de la fosa clandestina a la fosa com?n tambi? porque el estado mexicano no quiere usar sus mecanismos para investigar y hacer las pruebas.

Es por eso que las madres centroamericanas se han organizado para buscar a sus familiares y tampoco los pa?es de tr?sito y destino est? haciendo algo. En Estados Unidos pasa lo mismo?, explica Elvira Arellano, del Movimiento Migrante Mesoamericano.

De la misma manera est?pendiente la confirmaci? de la nacionalidad de un joven, presuntamente hondure?, asesinado en la l?ea del tren, pero al que se le encontr?una c?ula salvadore?.

Reportes del consulado de Veracruz se?lan que en los cinco estados que cubre esa entidad hay dos cuerpos que ya han sido identificados, pero cuyos familiares en Honduras no aparecen.

?Estamos tratando de que se identifiquen los cuerpos antes de ser enviados a las fosas comunes y sean retornados a Honduras para enterrarlos?, se?l?el embajador de Honduras, Jos?Mariano Castillo, quien no augura que las exhumaciones dejen de ser una constante en M?ico. ?Estas matanzas pasan en lugares cada vez m? lejanos, donde no hay laboratorios y tienen que venir ac?al Distrito Federal. Es una lucha constante?.

Huesos y sue?s quebrados

Otros casos especiales en la ruta migratoria son los de quienes caen en la v? del tren, quedan lesionados y son atendidos en lugares como el Hogar Jes?s el Buen Pastor del Pobre y el Migrante de Tapachula o la Cruz Roja Internacional.

?En los 13 a?s que llev?amos hemos atendido a unas 15 mil personas y actualmente tenemos 32 pacientes?, asegura Carla Mercedes Catal?, auxiliar del hogar donde adem? de las mutilaciones se atienden casos de tuberculosis y VIH y se da albergue a las 25 personas que en promedio lo piden, ?la mayor parte de Honduras y El Salvador?.

De los internos, seis son hondure?s, cuatro de los cuales no se encontraban porque estaban trabajando, ya que est? en la fase final de su recuperaci?.

?Los hondure?s que est? en el albergue est? sanos, ya se recuperaron y buscan trabajo para ganar dinero y alquilar un lugar mientras siguen, regresan o se quedan. Trabajan como ayudantes de alba?l, en bloqueras o son ayudantes en tiendas?.

Con las muletas al lado de la cama, Glenda Karina Linares, de 32 a?s, una villanovense que sali?el 8 de enero con la firme ilusi? de quedarse en M?ico trabajando, cuenta su historia.

?Yo vend? comida y ropa de segunda para mantener a mis dos hijos, a quienes quer? darles mejores oportunidades porque no me alcanzaba el dinero. Soy madre soltera y me sent? desesperada. Por eso me vine de la noche a la ma?na para trabajar ac?en M?ico?.

Pero hasta el sue? mexicano se puede truncar con la misma facilidad que el sue? americano. ?Iba en una moto con un amigo y tuvimos un accidente. ?amos a pasar un bache y la moto se levant? me cay?encima y me quebr?la pierna. Mi amigo se fue y me dej?en un hospital y no lo volv?a ver, supuestamente porque lo estaban acusando de pollero?.

Glenda afront?sola su tragedia. ?Mi mam?es de escasos recursos y no pod? venir porque est?con mis hijos. He pasado muchos sufrimientos. Si vieran todo lo que he escrito en mis libretas?, dice. Agrega que, 24 d?s despu? de la cirug?, a?n no tiene flexibilidad en la rodilla.

?Quiero regresar a Honduras para ir a la Telet? y hacer la terapia. No quiero que mi rodilla quede sin flexibilidad. Tambi? quiero estar con mis hijos que despu? de Dios viven por m? Para uno de mujer es muy dif?il y si van a iniciar el camino, deben pensarlo bien?.

Para las mujeres, el riesgo tambi? es de violaciones y robo. ?Es lo que m? les pasa a ellas y Grupo Beta las traslada ac?al albergue. Las mujeres llegan muy afectadas y estamos hablando de unas 15 al mes?, explica Carla.

Los que caen en Tenosique son enviados a la Cruz Roja Internacional, entidad que da asistencia m?ica y provee las pr?esis. ?La mayor? regresa porque prefieren estar con sus parientes?, dice Tesla Flores, vicec?sul de Honduras en Veracruz. Uno de los que ser? repatriados es Carlos Alberto Mu?z Mu?z. Sin embargo, ? est?muerto. Con apenas 27 a?s, falleci?al caer del tren en Coatzacoalcos.

?Ingres?de emergencia al hospital, donde le amputaron ambas piernas, y desde que entr?su estado no era alentador. Su familia ya sab? que esto iba a pasar. Esto es algo muy com?n porque la mayor? cae al dormirse debido a los largos trayectos?, concluye Flores.

familias asumen la dura realidad

Con los muertos y heridos se sigue un proceso similar al de los menores de edad. Primero los consulados confirman las nacionalidades y mediante Canciller? se procede a contactar a los familiares. Luego se realiza el traslado hacia Honduras v? a?ea. A quienes son mutilados por el tren se les da seguimiento en Honduras para la entrega de las pr?esis, ya que todos los migrantes retornan con ese acuerdo.