Más noticias

Teresita Fortín, la dama del arte naíf que dejó huella

En 1980 recibió el Premio Nacional de Arte Pablo Zelaya Sierra.

Redacción.

Teresa Victoria Fortín Franco nació en Yuscarán, El Paraíso, el 17 de noviembre de 1885. Aunque tenía talento para el arte, los cánones sociales de la época no le permitieron acceder en principio a la educación en este campo; pero sí estudió magisterio en el Colegio de Señoritas de la profesora Concha Maldonado, en Tegucigalpa.

En el tiempo de las guerras civiles, década de 1920, Teresita trabajó como profesora en la escuela primaria de Valle de ángeles. Pero, en 1930, una grave enfermedad la obligó a guardar reposo y para distraerse comenzó a dibujar y pintar al óleo.

En 1933, con patrocinio del Ministerio de Educación, montó una exposición en la Biblioteca Nacional. Así encontraba el destino que se le había negado, pues la premiaron con clases privadas bajo la dirección de Max Euceda.

JE TERE1(600x300)
Una representación artística.

También fue discípula de Pablo Zelaya Sierra, que había retornado de Europa en 1932. Cuando Carlos Zúñiga Figueroa fundó la Academia Nacional de Dibujo Claroscuro al Natural (1934), fue contratada como maestra. Cultivó el realismo, el impresionismo, la pintura religiosa, el collage y lo naíf.

En 1980 recibió el Premio Nacional de Arte Pablo Zelaya Sierra. Murió el 19 de enero de 1982 en Tegucigalpa.