Más noticias

Rechazan especulación por compra de leche en polvo

Directivos del sector invitan a diputados del Congreso Nacional a reunirse con productores en pro de la industria.

Empleados en una procesadora de leche en Choluteca.
Empleados en una procesadora de leche en Choluteca.

Tegucigalpa, Honduras.

A finales de 2017 la industria nacional de la leche reportó un fenómeno climático de frentes fríos acompañado de inundaciones, aunado a la crisis sociopolítica que obstaculizó el paso del producto en carretera durante 15 días.

Tal contexto significó pérdidas monetarias para el sector, que en temporada baja produce 600,000 y 800,000 litros, contra los 1.4 millones que acostumbra en época alta.

Pese a ello y para fortuna de los consumidores, la industria contaba con suficientes reservas de leche en polvo, que permitió abastecer la demanda nacional.

Ese escenario generó incertidumbre y especulaciones a nivel de los productos lácteos, al punto que directivos de la industria negaron ayer que la importación de 800,000 toneladas de leche en polvo vaya a perjudicar al sector.

Como referencia, cada año Honduras importa once toneladas de leche en lata, leche para uso industrial y preparaciones infantiles.

“El Gobierno, por medio de la SAG y la SDE, planteó de forma muy responsable la posibilidad de un contingente, que no sobrepasa el historial que tiene el país en importación de leche en polvo”, explicó Edgardo Leiva, director ejecutivo de la Aproleche. Es decir, la leche en polvo es utilizada como materia prima para la fabricación de productos industrializados y no tiene relación con la producción de leche fluida.

El convenio entre la Fe­deración Nacional de Agriculto­res y Ganaderos de Honduras (­Fenagh), Apro­leche y la Cámara Hondureña de la Leche (Cahle), establece el compromiso de comprar leche a los productores en alta estacionalidad.

“La importación es para materia prima de productos sólidos como yogures y cremas”.