Más noticias

A 44 días llega paro en bananera

La huelga está provocando millonarias pérdidas a la transnacional, incidiendo en la falta del producto en los mercados hondureños.

Los obreros exigen que atenciones de salud se den en un hospital de La Lima y no en San Pedro Sula.
Los obreros exigen que atenciones de salud se den en un hospital de La Lima y no en San Pedro Sula.

La Lima, Honduras.

Cerca de 2,000 obreros de ocho fincas de banano de la compañía Chiquita, con instalaciones en este municipio, llegan hoy a 44 días de huelga por estar en desacuerdo con el cambio de local de las atenciones médicas.

Trabajadores de 10 fincas iniciaron la huelga el 28 de noviembre de 2017. Esta semana retornaron a sus labores en las fincas ubicadas en Omonita, San Manuel, en Cortés; y Coob, en El Progreso, Yoro, luego de conocer el acuerdo al cual llegó la directiva del sindicato, que sigue manteniendo el nombre de Sitraterco, pese a no operar la Tela Railroad Company en el lugar.

Franklin Pacheco, secretario de una de las fincas, dijo que están en pie de lucha y no bajarán los brazos, pues está de por medio la salud de ellos y la de sus hijos.

Rechazan el acuerdo al cual haya llegado la directiva del sindicato y los ejecutivos de la Chiquita, pues según ellos, no está acorde con lo que el grupo exige. La demanda de los trabajadores es que respeten la cláusula 13 del contrato colectivo, que detalla que las atenciones médicas son en el hospital de La Lima y no en una clínica de San Pedro Sula.

Asimismo, dijo que sus compañeros de Omonita y Finca Coob están trabajando bajo presión ante el temor de represalias. Contrario a ellos, que no desistirán hasta lograr sus derechos.

El dirigente no explicó qué firmaron los ejecutivos del Sitraterto, pero sí asegura que no es lo que ellos quieren.

El paro está ocasionando pérdidas millonarias a la empresa de capital brasileño, pues ha dejado de exportar miles de cajas de banano, un buen porcentaje se está madurando en las fincas.

LA PRENSA buscó en las oficinas de La Lima la versión de los ejecutivos de Chiquita, pero la encargada de recepción, Ana Fúnez, informó que estos le manifestaron que no harán comentarios.

Se conoció que en ese mismo local la empresa acondicionó una clínica para atenciones leves, mientras que los pacientes graves son enviados en autobús privado a SPS.