Más noticias

Inversión de $65 millones traerá concesión de puerto de San Lorenzo

Autoridades buscan recuperar la competitividad de esta terminal ubicada en la zona sur

El escaso tráfico en la terminal de San Lorenzo podría aumentar una vez que las inversiones resuelvan los problemas que le restan competitividad.
El escaso tráfico en la terminal de San Lorenzo podría aumentar una vez que las inversiones resuelvan los problemas que le restan competitividad.

Tegucigalpa, Honduras

Las limitaciones operativas del sureño puerto de San Lorenzo parecen colocarlo fuera del radar de las agencias navieras y de quienes importan o exportan por vía marítima.

La falta de equipo para la carga y descarga de contenedores, así como el reducido espacio para el almacenamiento de mercaderías son las principales limitaciones para la llegada más barcos a esa terminal portuaria.

A lo anterior se suma el acceso de las embarcaciones por el canal de 32 kilómetros y de 10 metros de profundidad, ya que barcos de gran calado tienen dificultades para operar en esas condiciones.

A todo eso se suma el alto costo de algunos servicios, lo que ha obligado a exportadores de fruta, principalmente melón, a sacar su producto por el puerto de Acajutla, en El Salvador.

Para superar lo antes descrito, las autoridades preparan la concesión por 30 años de las instalaciones a un operador privado, quien espera invertir 65.1 millones de dólares en su modernización.

La concesión fue otorgada al consorcio conformado por las empresas Terminal Portuaria Multipropósito de San Lorenzo S. A. y Estibadores y Reparaciones Industriales S. A. de C. V.

El decreto ejecutivo PCM-076-2017, en el que figura la concesión del puerto de San Lorenzo, fue publicado el pasado 27 de diciembre en La Gaceta. Por el momento, la Comisión de Alianzas Público-Privadas (Coalianza), quien será la responsable de la concesión de San Lorenzo, no ha revelado el cronograma del plan de inversión.

Una de las mayores limitaciones que frena el desarrollo de esa instalación portuaria es el canal de acceso, el que fue dragado por última vez en 2004.

También urge dragar el canal de acceso de 32 kilómetros, ya que hay tres puntos críticos en donde la profundidad se ha reducido a nueve metros.

Según empresarios del sector combustible, las importaciones de combustibles por San Lorenzo se vuelven muchas veces complicadas por la falta de buques pequeños.

Todos estos problemas esperan solucionar a través de la concesión de las operaciones portuarias.