Más noticias

Estados Unidos podría devaluar el dólar

Secreterio del Tesoro estadounidense lo insinuó la arriesgada estrategia en el foro económico de Davos

Mnuchin (derecha), compartió tribuna en Davos con Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI).
Mnuchin (derecha), compartió tribuna en Davos con Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI). / Foto: AFP

Washington, Estados Unidos

El secretario del Tesoro estadounidense Steven Mnuchin sorprendió a los mercados y hundió al dólar con una abrupta declaración en favor de un billete verde débil que contradice drásticamente la tradicional doctrina de Washington.

En el Forum económico de Davos en Suiza, Mnuchin hizo trizas el discurso vigente desde hace varias décadas, reiterado a saciedad por Robert Rubin, secretario del Tesoro de Bill Clinton, de que "a Estados Unidos le interesa tener un dólar fuerte".

Por el contrario, Mnuchin afirmó claramente el miércoles que un "dólar débil" es "bueno" para el país porque favorece "el comercio y las oportunidades".

La idea es que un dólar más débil hará las exportaciones estadounidenses más competitivas, encareciendo al mismo tiempo los precios de importación -desalentándola- y reduciendo en consecuencia el déficit comercial de la primera economía mundial, uno de los objetivos del presidente Donald Trump.

Tras esta fulminante declaración, el billete verde perdió 1%, haciendo disparar al euro a su nivel más alto en tres años.

Tomando esta posición, Mnuchin parece apelar a un arma adicional en la guerra comercial emprendida por Washington en su intento por poner a "EEUU primero".

El jueves reafirmó sus dichos ante periodistas: "creo que mi comentario sobre el dólar de ayer fue bastante claro (...) No estamos preocupados con el nivel del dólar a corto plazo, es un mercado con mucha liquidez y creemos en las divisas libres".

- Estrategia riesgosa -

Pero para otros observadores, se trata de una estrategia riesgosa para la administración, la de hacer bajar el billete verde por medio de comentarios.

"Eso puede provocar una carrera a la baja de divisas, porque todo el mundo quiere tener una moneda más competitiva que el dólar o que su socio comercial", advierte Greg Daco, jefe de economistas de Oxford Economics en Estados Unidos.

"Si la administración dice ahora abiertamente que quiere un dólar más débil, eso abre la puerta a una baja artificial de otras monedas que quieren mantenerse por debajo del dólar", explicó.

Algunos países emergentes, como China, podrían así dejar depreciar su moneda para mantenerse competitivos comercialmente. El economista evoca incluso a la zona euro "que optando por la forma menos perturbadora posible podría postergar el incremento de sus tasas de interés", a fin de evitar que el euro suba más.

Otros destacan que si bien un dólar más débil puede reducir el déficit comercial, también presenta el riesgo de importar inflación.

Los precios de importación se encarecen, acelerando la inflación, lo que a su vez desalentaría a los consumidores, que reducirían sus gastos, motor de la economía estadounidense.

"Hay que tener eso en cuenta cuando se habla de un dólar más bajo. No es necesariamente algo totalmente positivo. Probablemente sea una declaración audaz, pero ¿es razonable?", se pregunta Daco.