Más noticias

El ingreso de divisas cae un 12% en cosecha 2017-18

El bajo precio del quintal de café en el mercado internacional está afectando a los cafetaleros hondureños

Los cafetales están cargados de granos rojos listos para ser cortados. Imágenes de una finca en Comayagua.
Los cafetales están cargados de granos rojos listos para ser cortados. Imágenes de una finca en Comayagua.

San Pedro Sula, Honduras

La caída estrepitosa del precio del café en el mercado internacional en los últimos meses está dejando grandes pérdidas a los cafetaleros nacionales.

El grano pasó de cotizarse en 143 dólares, promedio, por quintal en el ciclo 2016-17 a 119 dólares actualmente, lo que representa un retroceso de 17%; o sea, 24 dólares menos.

Aunque el sector cafetalero registra un buen volumen de exportación, superior en un 20% a lo registrado en el ciclo pasado 2016-2017, no logran sobrepasar los ingresos de esa cosecha, incluso están un 12% por debajo, según Omar Fúnez, gerente técnico del Instituto Hondureño de Café (Ihcafé).

Hasta el último reporte emitido el pasado viernes, las ventas sumaban 1.7 millones de quintales, 300,000 quintales más que en el mismo período de la cosecha anterior, que registró 1.4 millones de quintales, una diferencia porcentual de 20%. Las autoridades del Ihcafé explicaron que por esas ventas solo se lograron facturar $114.5 millones (2,690.7 millones de lempiras), es decir, $15.80 millones menos que en 2016-2017. La depresión del precio del grano de oro ha generado que en el país la carga de café se esté comercializando a 3,200 lempiras. Los cafetaleros aseguran que requieren de un precio de, por lo menos, 4,000 lempiras para poder sacar los costos de producción.

Distribución del grano. El 34.80% del café que se ha exportado fue a Alemania, principal comprador de grano hondureño, seguido de Bélgica con 19.85%; Estados Unidos, 12.89%; Francia, 5.39%, e Italia, 3.39. También se ha enviado a Colombia, Reino Unido, Holanda, Corea, Ecuador, entre otros.

Falta de cortadores

En la última quincena de diciembre, los cafetaleros enfrentaron grandes problemas debido a la ausencia de corteros por las tomas de carreteras que se derivaron de la crisis política que vivió el país por las elecciones generales.

No obstante, una vez se retomó la calma los trabajadores se movilizaron hasta las fincas, explicó Fúnez.

Pero debido al pico de cosecha que se registra en estos meses todavía se requiere una buena parte de la mano de obra.