Más noticias

La copa de un árbol sirve de techo a escuela en San Pedro Sula

Los alumnos en El Ocotillo van a la escuela sin uniforme y muchas veces descalzos, el centro también enfrenta problemas de falta de materiales didácticos.

La maestra, mientras les da clases a los niños debajo del árbol en el patio de la escuela.
La maestra, mientras les da clases a los niños debajo del árbol en el patio de la escuela. / Fotos: LA PRENSA

San Pedro Sula, Honduras.

Todas las mañanas, de lunes a viernes, la maestra Norma Amaya saca la pizarra y la coloca junto a la pared exterior del aula de preescolar, mientras sus alumnos de primer grado acomodan los pupitres debajo de la sombra de un árbol y acto seguido comienzan las clases.

Esta rutina se debe a que ellos carecen de una aula con las condiciones pedagógicas para recibir los conocimientos. La escuela Grace Honduras solo cuenta con dos aulas y cinco grados.

La educación es un derecho que todos los niños deben tener, sin embargo en El Ocotillo, exactamente frente al basurero municipal, estos menores no lo tienen.

La escuela se creó en 2017 gracias al apoyo de una fundación con el mismo nombre, pero varios menores no pueden ingresar al centro porque este no cuenta con los espacios necesarios para atender a todos los niños en edad escolar.El centro educativo tiene dos aulas pequeñas donde reciben clases los niños de preparatoria y segundo grado, mientras que los niños de primero lo hacen en el patio, debajo del árbol.

La escuela brinda educación hasta el cuarto grado, pues debido a la falta de espacio no pueden abrir los demás grados; es por eso que de unos 200 niños que viven en esa zona y que sus padres trabajan en el basurero, 90 van a la escuela.La maestra y encargada del centro, Norma Amaya, dijo que muchos niños que están en la edad de entrar a quinto y sexto grado no lo hacen por la falta de aulas.

Escuela3.11(1024x768)
La escuela cuenta con dos aulas pequeñas, por lo que varios alumnos tienen que recibir el pan del saber afuera, en el patio, son unos 40 niños los que tienen que recibir sus clases así.

Las clases se tienen que dividir en dos jornadas para atender a todos los alumnos; los de preparatoria, primero y segundo van por la mañana, mientras que los de tercero y cuarto lo hacen por la tarde.

“Para el próximo año tenemos niños que entrarán a quinto grado, por lo que es necesario que nos ayuden con la construcción de una aula para atenderlos”, dijo la maestra.

Fundación

Las autoridades de la fundación Grace Honduras dijeron que al ver la necesidad que tenían los niños de asistir a un centro educativo, crearon la escuela.

La mayoría de los niños trabajan en la recolección de materiales en el basurero, por lo que la deserción escolar en las demás escuelas de la zona es muy alta, dijo Katherin Mejía, presidenta de la junta directiva de la fundación. “Hablamos con la gente de la Municipalidad para que nos ayudaran y nos dieron las dos aulas para atender a los niños”, dijo. Agregó que la falta de espacio limita los trabajos de la fundación. “Queremos ayudar a más niños, pero no tenemos espacio”.

Las autoridades de la fundación tuvieron pláticas con la Municipalidad para que les ayudaran. “Nos dijeron que como se quemaron los peajes y era de allí que captaban muchos fondos para hacer obras, no tienen dinero para ayudarnos; eso nos trunca los planes para quinto y sexto grado”, detalló.

Escuela2.16(1024x768)
Los alumnos están inscritos en el Sistema Administrativo de Centros Educativos (Sace) por medio del programa educativo Alfasic.

También se acercaron a la Secretaría de Educación, sin embargo, dijeron que no les podían ayudar, comentó Mejía.

Varios padres de familia recordaron que ingenieros de la Municipalidad llegaron a medir el terreno para construir el aula, pero han pasado seis meses. “Ahora no sabemos si nos van a ayudar a construirla. Cuando llueve, es triste ver cómo la maestra y los niños se tienen que ir para las orillas del centro para cubrirse de la lluvia”, dijo una madre.

Problemas

Al ser un sector de escasos recursos, los niños van a la escuela sin uniforme, en chancletas y muchas veces hasta descalzos. “En otras escuelas los padres tienen que pagar por actividades, los niños deben ir con uniforme y como ellos son de escasos recursos no pueden pagar, entonces la escuela Grace no es excluyente”, dijo Mejía.

Otro de los problemas que tienen es la falta de agua; una maestra debe hacer la comida a los niños todos los días, pero muchas veces la poca cantidad de agua no les ajusta. También les hace falta material didáctico y útiles escolares. Los padres de familia manifestaron que las condiciones en las que reciben clases sus hijos no son las mejores, por lo que piden apoyo a diferentes organizaciones para que les construyan una mejor escuela. El centro trabaja con el programa alternativo de la Secretaría de Educación Alfasic, que apoya a los niños que tienen rezago escolar.

Aurora Perdomo, directora distrital de la zona, dijo que visitaron el centro y están dispuestos a ayudarlo. “Hay una necesidad enorme de infraestructura, la directora departamental conoce la situación y trabajamos para ayudarles”, dijo.

Escuela4.11(1024x768)
90 alumnos hay inscritos en el centro; muchos niños no pueden ingresar porque no hay más espacio.