Más noticias

Colegio en India: Le ponen cajas de cartón en la cabeza a sus estudiantes para que no copien

Esta situación ha provocado la indignación de miles de internautas y de las autoridades.

Las cajas de cartón tenían un agujero en la parte frontal para que los alumnos pudiesen ver solo la hoja del examen.<br/>
Las cajas de cartón tenían un agujero en la parte frontal para que los alumnos pudiesen ver solo la hoja del examen.

Redacción.

Dentro del ámbito escolar puede resultar bastante recurrente que algunos estudiantes se copien las respuestas en los exámenes, por lo que una maestra de un colegio en India decidió poner cajas de cartón en las cabezas de sus estudiantes para evitar que estos copiaran.

Como era de esperarse, el "experimento" que decidió probar esta maestra con sus alumnos ha causado bastante polémica en las distintas redes sociales.

La maestra del centro de estudios preuniversitarios Bhagat en la ciudad de Haveri (estado indio de Karnataka) obligó a sus estudiantes a ponerse en la cabeza cajas de cartón, de esta forma, la profesional pensó que sus alumnos no copiarían las respuestas del examen.

Las imágenes de la peculiar situación ordenada por la maestra se filtraron en las redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram. Ahora las autoridades del país califican esta práctica como inaceptable.

De acuerdo al portal de CNN, la mestra lo hizo como parte de una prueba piloto para los exámenes. Aunque muchos internautas en las redes sociales han tomado el asunto con gracia, muchos grupos se han manifestado en contra.

Miembros del gobierno local se han pronunciado al respecto, como es el caso de S. Saresh Kumar, ministro de Educación de la provincia, quien dijo que la decisión de la mestra era “inaceptable”. "Nadie merece ser tratado como un animal. Esta perversión será castigada", escribió en un comunicado oficial.



Defensa
Debido a la controversia, el colegio tuvo que enviar un comunicado a las autoridades para explicar lo ocurrido. La maestra dejó claro que participar en la prueba era opcional, que los alumnos debían dar su autorización y que avisó a los padres de estos con antelación. Además, explica que de los 72 alumnos a los que da clase, 56 participaron "voluntariamente" en la prueba.

“Dijeron que se sentían cómodos. El colegio no acosó a ningún estudiante y no todos participaron en la prueba”, aclaró la maestra. "Los alumnos trajeron las cajas de sus casas, y algunos se las quitaron pasados entre 15 y 30 minutos desde el inicio del examen. Una vez finalizada la prueba, la escuela les pidió a los alumnos que se quitasen las cajas" culminó la controversial profesional de la educación. Algo está claro, lección aprendida.