Salvadoreños le llevaron serenata a México con el objetivo de perturbar a los futbolistas