Diez años después de su muerte, la figura del fundador de Al Qaida, Osama Bin Laden, sigue atormentando a Pakistán, que sufrió la humillación de que el hombre más buscado del planeta viviera durante años escondido en el país.