Más noticias

10 puntos sobre el buen dormir

El sueño reparador tiene grandes beneficios para jóvenes y niños en su rendimiento escolar y ayuda al bienestar general

Dormir de siete a nueve horas por noche es esencial para tener una<br/>buena salud.
Dormir de siete a nueve horas por noche es esencial para tener una
buena salud.

Redacción.

Para rendir en la escuela y llevar una vida saludable, los niños y jóvenes deben descansar al menos durante siete horas al día, señala Gabriela Millán, investigadora de la Clínica de Trastornos del Sueño de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México.

1. El descanso debe ser continuo y de calidad. De lo contrario, el rendimiento físico y académico puede mermarse mientras que el riesgo de provocar accidentes vehiculares y de contraer infecciones incrementa.

2. A diario, una persona joven debe dormir entre siete y nueve horas. Descansar durante más tiempo es señal de alarma, pues podría estar relacionado con trastornos depresivos y ansiedad.

3. Los aparatos que emiten luz, como la televisión y los celulares, dificultan la conciliación del sueño.

Establecer una rutina regular, como fijar una hora del día para el uso de los aparatos y fijar un tiempo de uso, por ejemplo la duración de un programa. Su final constituye un punto de parada natural. Se aconseja suspender su uso mínimo media hora antes de dormir.

4. Un ambiente adecuado para acostarse involucra tener la habitación a una temperatura cómoda, evitar los ruidos en la medida de lo posible y estar en oscuridad total.

5. Si el niño o joven experimenta estrés o tensión a la hora de irse a dormir, se sugiere ejecutar técnicas de relajación, como respiración profunda, yoga, tomar una infusión sin cafeína o ducharse con agua tibia.

6. Hacer ejercicio por las noches, en lugar de cansar y propiciar el óptimo reposo, activa el organismo e impide la capacidad de dormir rápidamente.

7. Es válido recuperar horas de sueño durante los fines de semana. Empero, hay que hacerlo antes de las 3:00 de la tarde con siestas que duren 20 minutos como máximo.

8. Diversos estudios internacionales han determinado que la falta de descanso en los estudiantes disminuye hasta en un 40 por ciento su capacidad de asimilar nuevos conocimientos.

9. En época de exámenes, Millán recomienda a los alumnos no desvelarse, pues la fatiga aminora la retención del conocimiento, lo cual resulta contraproducente para alcanzar sus metas académicas.

10. De acuerdo con la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño, un estudiante que duerme menos de seis horas durante dos semanas tiene el mismo desempeño que uno que no ha dormido en 48 horas. Un rutina saludable de sueño promueve el bienestar en los niños, jóvenes y adultos.