Más noticias

¿Llegará pronto un nuevo remedio contra el mal olor corporal?

El óxido de zinc reduce a las corinebacterias y al mal olor que crean

El óxico de zinc ayuda a eliminar el mal olor de las axilas.
El óxico de zinc ayuda a eliminar el mal olor de las axilas.

Estados Unidos

Unos investigadores daneses han descubierto una nueva arma potencial para combatir el mal olor en las axilas.

Se trata del óxido de zinc, o ZnO. La estrategia se inspiró en el cuidado de las heridas en los hospitales. Como poner óxido de zinc en las heridas quirúrgicas abiertas reduce a las corinebacterias y al mal olor que crean, los investigadores pensaron que también podría ser un desodorante efectivo.

Los autores del estudio señalaron que su pequeño ensayo inicial, con 30 voluntarios sanos, paró al hedor en seco. Esto se debe a que el óxido de zinc mata a dos tipos de bacterias que provocan el mal olor en las axilas: la Corynebacterium spp. y la Staphylococcus spp.

"Aunque no contenía fragancia como los desodorantes convencionales, los participantes pudieron identificar que había neutralizado cualquier mal olor en la axila en que se aplicó", señaló el investigador principal, el Dr. Magnus Agren, del Centro de Curación de las Heridas de Copenhague en el Hospital de Bispebjerg, en Dinamarca.

Pero no se relaje todavía. El desodorante libre de fragancia aún no está disponible, aunque Colgate-Palmolive, que lo fabrica y que financió el ensayo, espera llevarlo al mercado.

Los hallazgos se presentaron el sábado en una reunión del Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas (European Congress of Clinical Microbiology and Infectious Diseases), en Ámsterdam, Países Bajos.

En el estudio de 13 días, 30 hombres y mujeres probaron voluntariamente el óxido de zinc. Se asignaron al azar a usar óxido de zinc en una axila, y un placebo en la otra.

Los investigadores tomaron muestras de las bacterias de las axilas de los participantes, y provocaron pequeñas heridas en el área. Se pidió a los participantes que detectaran una diferencia en el aroma entre su axila izquierda y la derecha, y si la detectaban, cuál olía mejor.

En comparación con el placebo, los niveles de bacterias que provocaban hedor fueron significativamente más bajos con el óxido de zinc, mostraron los hallazgos. También redujo el enrojecimiento provocado por las heridas y fomentó la curación, anotaron los investigadores en un comunicado de prensa de la reunión.

Las investigaciones presentadas en reuniones por lo general se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

Para más información sobre la transpiración, visite los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.