Más noticias

Una caminata breve y a paso vivo al día podría prevenir la artritis

Una hora por semana de actividad física de moderada a vigorosa reducía su riesgo de discapacidad

Caminar media hora diaria le ayuda a mantenerse saludable.
Caminar media hora diaria le ayuda a mantenerse saludable.

Estados Unidos

Caminar a paso vivo menos de 10 minutos al día puede ayudar a prevenir la discapacidad en las personas con dolor artrítico en la rodilla, la cadera, el tobillo o el pie, informan unos investigadores.

Apenas una hora por semana de actividad física enérgica "es menos de 10 minutos al día para que las personas mantengan su independencia. Es muy factible", señaló la autora principal del estudio, Dorothy Dunlop, profesora de medicina preventiva en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad del Noroeste, en Chicago.

"Este umbral mínimo podría motivar a los adultos inactivos a comenzar su camino hacia un estilo de vida físicamente activo, con la amplia variedad de beneficios para la salud que la actividad física promueve", añadió Dunlop en un comunicado de prensa de la universidad.

Dunlop y su equipo analizaron cuatro años de datos de más de 1,500 adultos mayeros en Baltimore, Pittsburgh, Columbus, Ohio, y Pawtucket (Rhode Island), que tenían dolor, molestias o rigidez en las articulaciones inferiores debido a la osteoartritis, pero que inicialmente estaban libres de discapacidad.

Se monitorizaron los niveles de actividad física de los participantes usando un dispositivo portátil.

Una hora por semana de actividad física de moderada a vigorosa reducía su riesgo de discapacidad, encontró el estudio. Específicamente, la actividad reducía el riesgo de caminar demasiado despacio como para cruzar la calle en un 85 por ciento, y su riesgo de ser incapaces de realizar las actividades vitales cotidianas (como las tareas matutinas rutinarias, por ejemplo cruzar una habitación andando, bañarse y vestirse) en casi un 45 por ciento.

Al final de los cuatro años, un 24 por ciento de los participantes que no hacían una hora diaria de actividad física enérgica caminaban con demasiada lentitud como para cruzar la calle de forma segura, y un 23 por ciento tenían dificultades para realizar sus rutinas matutinas, según el estudio.

Alrededor de 14 millones de estadounidenses tienen osteoartritis de rodilla (el tipo más común de osteoartritis) sintomática. Más o menos 2 de cada 5 personas con osteoartritis (la mayoría de las cuales la tienen en las articulaciones inferiores) desarrollan una discapacidad.

Las directrices federales recomiendan la actividad física de bajo impacto para los adultos mayores con artritis, y recomiendan que los adultos mayores realicen al menos 2.5 horas por semana de actividad con una intensidad moderada.

Pero ese nivel puede resultar excesivo para los adultos mayores inactivos con dolor en las extremidades inferiores, según Dunlop.

"Esperamos que este nuevo hallazgo de salud pública motive a una meta intermedia de actividad física", añadió. "Una hora por semana es un paso importante para las personas que son ahora inactivas. Las personas pueden comenzar a trabajar para esa meta".

El estudio aparece en la edición del 1 de abril de la revista American Journal of Preventive Medicine.

Más información

La Arthritis Foundation ofrece consejos de ejercicio.