Más noticias

Camine, baile, limpie: incluso un poco de actividad le ayuda a vivir más tiempo

Mantenerse activa mejora su salud y le ayuda a prevenir enfermedades crónicas; además, la llena de energía y bienestar

Los trabajos de jardinería le ayuda mejorar su salud.
Los trabajos de jardinería le ayuda mejorar su salud.

Estados Unidos

¿Quiere un motivo para pararse de su cómodo sofá? Incluso unos niveles bajos de actividad física regular (caminar a paso vivo, bailar o trabajar en el jardín) pueden reducir su riesgo de muerte prematura, encuentra un nuevo estudio.

Los estadounidenses que hacían apenas de 10 a 59 minutos de actividad física moderada cada semana tenían un riesgo de muerte por cualquier causa un 18 por ciento más bajo, en comparación con los sedentarios, encontraron los investigadores.

Esos beneficios continuaron acumulándose con unos periodos más largos de actividad.

El mensaje está claro, aseguró la doctora Mary Ann McLaughlin, cardióloga en el Hospital Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York. "Si usted es completamente sedentario, debe comenzar a moverse, aunque sea 10 minutos al día", enfatizó.

"Si ya se mueve un poco, hacer un poco más, con un poco más de vigor, realmente reduce más el riesgo de muerte. No tiene que correr maratones para obtener estos buenos efectos", añadió McLaughlin, que no participó en el estudio.

Las personas que cumplían las directrices de al menos 150 minutos de actividad de intensidad moderada por semana reducían su riesgo general de muerte en un 31 por ciento, y las que hacían 1,500 minutos por semana reducían su riesgo casi a la mitad, mostraron los resultados.

El ejercicio también redujo el riesgo de morir específicamente de enfermedad cardiaca y cáncer, anotaron los autores del estudio.

La investigación ofrece una confirmación adicional de los beneficios de salud del ejercicio, y muestra cómo la actividad física podría afectar directamente al riesgo de muerte, señaló el Dr. Joseph Herrera. Herrera es presidente del departamento de rehabilitación y rendimiento humano del Sistema de Salud Mount Sinai, y no participó en el estudio.

"Si pudiera darle a cada uno de mis pacientes una receta que dijera ’haga ejercicio’, y lo hicieran como tomarían una pastilla, no creo que me verían con tanta frecuencia", dijo Herrera.

El nuevo informo sale unos días después de un estudio del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. que encontró que las tareas del hogar y la jardinería rutinarias podrían beneficiar a los corazones de las mujeres mayores.

Incluso la actividad física ligera (la jardinería, pasear, doblar la ropa) parecía reducir el riesgo de accidente cerebrovascular o insuficiencia cardiaca en hasta un 22 por ciento, y el riesgo de ataque cardiaco o muerte coronaria en hasta un 42 por ciento, encontró ese estudio.

En el estudio más reciente, el Dr. Bo Xi, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Shandong, en China, y sus colaboradores usaron encuestas de salud realizadas anualmente entre 1997 y 2008 por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. El análisis incluyó a más de 88,000 participantes de la encuesta, de 40 a 85 años de edad.

Los participantes estimaron su cantidad de actividad física durante su tiempo libre. Entonces, los investigadores compararon esas respuestas con datos de mortalidad de 2011, para ver si ser activo tenía algún impacto en el riesgo de muerte durante el periodo del estudio.

McLaughlin dijo que "cuando se evaluaron los datos, los pacientes que hacían apenas de 10 a 59 minutos de actividad física moderada realmente redujeron su riesgo de muerte por cualquier causa".

Los investigadores solo contabilizaron el ejercicio que se había realizado en incrementos de al menos 10 minutos continuos, lo que concuerda con las directrices de actividad física de EE. UU. de esa época, anotó. Desde entonces, el gobierno federal ha dicho que cualquier actividad, sin importar su brevedad, cuenta para el total semanal, explicó McLaughlin.

Junto con una reducción general en el riesgo de muerte durante el periodo del estudio, los investigadores encontraron que de 10 a 59 minutos de ejercicio reducían el riesgo de muerte relacionado con el corazón en un 12 por ciento, y el riesgo relacionado con el cáncer en un 14 por ciento.

El riesgo cardiaco se redujo en hasta un 37 por ciento a medida que los minutos de actividad aumentaban, y el riesgo de cáncer se redujo en hasta un 47 por ciento con más actividad, mostraron los hallazgos.

En un momento dado, los beneficios de la actividad física parecieron estabilizarse. Las personas que hacían más de 1,500 minutos de ejercicio por semana tenían más o menos el mismo riesgo de muerte, o un riesgo ligeramente más alto, que las que hacían un poco menos, según el informe.

Esto tiene sentido, dado lo que sabemos sobre los deportistas de élite y la forma en que llegan a cierto límite en su entrenamiento, dijo Herrera.

"Sabemos que el cuerpo también requiere cierto tipo de recuperación", apuntó.

Esto también tiene implicaciones para las personas que están sopesando el ejercicio moderado frente a un ejercicio más intenso, como correr o ir en bicicleta a una intensidad vigorosa, comentó Herrera.

En esencia, las personas que realizan ejercicios vigorosos no necesariamente obtienen beneficios adicionales para la salud, pero sí reducen la cantidad de tiempo que tienen que dedicar, dijo Herrera. Por ejemplo, 75 minutos de actividad vigorosa por semana tienen efectos similares a 150 minutos de actividad moderada.

Es probable que el ejercicio afecte al riesgo de muerte relacionado con el corazón al fortalecer el corazón, bajar la presión arterial y reducir los niveles de estrés, apuntó McLaughlin.

El impacto de la actividad física en el cáncer es un poco más difícil de determinar. Herrera planteó que quizá se deba al aumento en el metabolismo corporal relacionado con el ejercicio, lo que podría ayudar a eliminar a las células viejas y enfermas antes de que se conviertan en cancerosas.

El nuevo estudio se publicó en la edición en línea del 19 de marzo de la revista British Journal of Sports Medicine.

Más información

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. ofrece más información sobre las Directrices de Actividad Física para los Estadounidenses actuales.