Más noticias

Gatos ancianos necesitan doble ración de cariño

Con la edad, estos felinos se mueven menos y tienen más necesidad de descansar. Aprenda a adaptarse a la nueva vida de su compañero

Muchos gatos ganan peso con la edad, lo que está relacionado con la menor actividad y un metabolismo más lento.
Muchos gatos ganan peso con la edad, lo que está relacionado con la menor actividad y un metabolismo más lento.

Redacción

El oído empeora, las ganas de moverse disminuyen y la necesidad de descanso aumenta. Al envejecer, a los gatos les ocurre lo que a las personas. “Envejecer es un proceso individual en los gatos. Unos animales comienzan a estar seniles antes que otros, sobre todo cuando tienen enfermedades como tumores o artrosis”, dice la bióloga Ursula Bauer.

“Pero yo diría que los gatos caseros con entre diez y doce años pueden considerarse ya ancianos”, añade. El tiempo que vive un gato depende de si sale al exterior, explica Bauer. “Los gatos callejeros no viven generalmente tanto y están expuestos a los accidentes”, señala.

El veterinario Klaus Kutschmann dice que “Cuanto más salgan los gatos, más posibilidades tienen de contagiarse de algo”, apunta. Los gatos que viven con personas alcanzan una media de edad de entre 13 y 15 años.

Junto a la complexión, los gatos sufren con la edad cambios en su comportamiento, explica la veterinaria Catharina Stopik. “Cuando sufren artrosis, por ejemplo, se mueven menos y no saltan a los muebles con tanta frecuencia como antes”, dice.

Bauer lo confirma. “La musculatura se reduce y toda la elasticidad del cuerpo disminuye. Los gatos se vuelven más tranquilos y más lentos”, explica.

Stopik aconseja darles comida especial para ancianos a partir del octavo año de edad. Además, necesitan nutrientes adicionales para las articulaciones.
“Hay que darles mucho más cariño, por ejemplo abrazándolos en el sofá”, aconseja Bauer.

Requieren atención

Los dueños seguramente observarán que los gatos viejos se vuelven más mimosos. Al disminuirles la visión y el oído se comportan con más cuidado y se vuelven más miedosos. Se debe controlar que el minino se mueva para que mantenga masa muscular.