Más noticias

Tres consejos chinos que aportarán paz a tu filosofía de vida

Mi filosofía de vida es determinar, ¿qué quiero de la vida?

La paz mental es uno de los elementos más importantes en el ser humano.
La paz mental es uno de los elementos más importantes en el ser humano.

Redacción.

Filosofía de vida es una expresión que sirve para describir un conjunto de ideas y actitudes que forman parte de la vida de una persona o grupo de personas.

Por ejemplo, hay personas que se rigen por su palabra, es decir, si estas se prometen algo a sí mismas harán hasta lo imposible por lograr su objetivo y si no lo consiguen, tendrán la satisfacción de haberlo intentado.

Los orientales nos orientan a tener calma y no desesperar aunque se cierren muchas puertas, porque cuando una oportunidad se pierde automáticamente se abre un mundo de otras posibilidades.

Algunos autores se han preguntado "Mi filosofía de vida es determinar, ¿qué quiero yo de la vida?"

Es la forma en que una persona decide cómo vivir. En muchas ocasiones, esta forma de ver la filosofía de vida está muy relacionada con una religión como el budismo, el cristianismo o el judaísmo, algunos otros optan por sus propias convicciones.

1

Los grandes logros están hechos de acciones pequeñas.

Aquí la filosofía china nos invita a centrarnos en los detalles. A no fijarnos en los grandes objetivos a largo plazo, sino en las acciones del día a día.

La idea es muy sencilla, pero tiene un potencial tan grande que casi resulta mágico.

Plantéate grandes objetivos que parezcan inalcanzables y divídelos en otros más pequeños que puedas realizar día a día.

No te agobies por las grandes metas, es más, olvídate de eso y céntrate en las cosas menores. Con este sistema, un día te darás cuenta de que lograste lo inalcanzable casi sin darte cuenta.

2

Escucha tu corazón a la hora de tomar decisiones.

Pensar bien sobre qué hacer requiere mucho tiempo y que, a pesar de ello, la gran mayoría de nuestras decisiones son espontáneas, así que tienen mucho más de emoción que de razón.

Aceptar que la mayoría de nuestras acciones vienen determinadas por nuestras emociones, nos abrirá las puertas a entendernos mejor y a comprender el porqué de muchos de nuestros sentimientos.

3

Cultiva el cuerpo para cultivar la mente.

Juvenal en la antigua Grecia decía: “Mens sana in corpore sano” (mente sana en un cuerpo sano.)

Sabemos que al hacer ejercicio nuestro cerebro libera hormonas que están asociadas a la felicidad, lo que en consecuencia afecta nuestra salud mental.

En general las filosofías orientales utilizan mucho el cuerpo para poner en práctica diferentes ejercicios mentales, ya sea en la meditación o en el ejercicio de alguna teoría.