Más noticias

¿Son las madres víctimas del ‘trabajo invisible’?

Es necesario que la pareja converse y decidan juntos qué labores pueden corresponder a cada uno para el bien de ambos

pretty elegant housewife cleaning house long time feeling tired and getting headache painful isolated on pink background.
pretty elegant housewife cleaning house long time feeling tired and getting headache painful isolated on pink background.

ESTADOS UNIDOS.

Las madres no solo hacen la inmensa mayoría de las labores físicas, sino que también cargan con la mayor parte del “trabajo invisible” que implica asegurarse de que la familia funcione, sugiere una investigación reciente.

Más allá de cocinar y lavar la ropa, eso significa la carga mental de asegurarse de que haya suficiente comida para las loncheras, que las reuniones con los maestros estén en la agenda, y que el proyecto de ciencia esté listo para mañana.

Pero ese esfuerzo mental y emocional puede cobrarse un precio en el bienestar de la madre.

Las mujeres que se sentían excesivamente responsables de las tareas del trabajo invisible reportaron que se sentían menos satisfechas con sus vidas y con sus parejas, encontró el estudio. “Ser siempre el capitán del barco es una tarea tediosa y agotadora”, advirtió la autora sénior del estudio, Suniya Luthar, profesora de psicología en la Universidad Estatal de Arizona.

Encuesta.

Luthar dijo que 9 de cada 10 mujeres del estudio eran responsables de llevar la agenda de la familia. Dos tercios de las mujeres sentían que ellas solas eran responsables del bienestar emocional de sus hijos.

“Una cosa es ser responsable de recogerlos y dejarlos en los entrenamientos. Si no se puede, no es tan malo. Pero si usted es responsable de que su hijo no se autolesione ni se deprima, y siente que solo usted está vigilándolo, tiene que ser muy oneroso, porque hay mucho que perder”, explicó.

El trabajo y también la casa

Los autores del estudio anotaron que las normas de género han estado cambiando, y que los hombres están contribuyendo más al cuidado de los hijos y al trabajo del hogar que en el pasado. Pero las mujeres siguen siendo responsables de la mayoría de esas tareas, incluso cuando tienen un trabajo a tiempo completo, apuntaron los investigadores.

En el estudio se encuestó a casi 400 mujeres estadounidenses. Todas tenían hijos menores de 18 años, y todas estaban casadas o en una relación de pareja estable.

Un 65% de las mujeres encuestadas trabajaban a tiempo completo, y casi dos tercios de las familias tenían unos ingresos de entre 50,000 y 200,000 dólares. Un 70% de las mujeres tenían una licenciatura o un nivel educativo incluso superior.

Un 83% eran blancas.

Las mujeres respondieron a preguntas sobre tres conjuntos de tareas: quién estaba a cargo del calendario familiar, de fomentar el bienestar de los niños y de tomar las decisiones financieras importantes.

Casi un 90 % de las mujeres dijeron que eran las que mantenían los horarios de la familia bajo control. Tres cuartas partes de las mujeres apuntaron que asignaban tareas a los miembros de la familia para que sus hogares funcionaran bien.

Dos tercios de las mujeres vigilaban las emociones de sus hijos, y un 80% de las mujeres conocían a los maestros y administradores escolares de sus hijos.

Ser exclusivamente responsables de la salud emocional de los hijos se vinculó fuertemente con el distrés en las mujeres, reportó el estudio. También se vinculó con una baja satisfacción respecto a la vida en general y el matrimonio o relación de pareja.

Sacrificios personales. Las mujeres reportaron con más frecuencia que ambos padres eran responsables de inculcar valores y conformar el carácter de sus hijos. Ambos padres eran también igual de propensos a privarse de algo que deseaban personalmente por el bien de la familia.

Los miembros de la pareja tendían a tomar las decisiones financieras y de gestión. Las mujeres tomaban las decisiones financieras solas entre un 10 y un 18% de las veces.

Luthar dijo que algunos de los hallazgos financieros fueron sorprendentes. “Pensamos que estar a cargo de las finanzas sería algo bueno, quizá empoderador, pero resultó que estaba vinculado con el distrés. Cuando ya se está a cargo de todas las tediosas tareas de llevar la agenda, y además también se tienen que gestionar las finanzas, quizá sea demasiado”, explicó.

¿Por qué las mujeres lo hacen todo? Luthar dijo que quizá haya un mecanismo biológico subyacente, como el instinto materno, que hace que las madres respondan más a cosas como el llanto de un niño.

Las mujeres están abrumadas. Pero Lauren Sardi, profesora asociada de sociología en la Universidad de Quinnipiac en Hamden, Connecticut, apuntó que quizá las normas sociales tengan más que ver.

“Culturalmente, somos una sociedad muy tradicional. Incluso cuando el padre desea implicarse, resulta difícil. Por ejemplo, con frecuencia no hay cambiadores en los baños de los hombres”, señaló Sardi, que no participó en el estudio.

Pero añadió que “si escuchamos que las mujeres se están sintiendo abrumadas, debemos tomarnos esos problemas en serio y no decir simplemente ‘es solo lo que hay que hacer’”.

Por otra parte, Sardi dijo que es importante que las personas se den cuenta de que los hombres no son incompetentes en los asuntos del hogar.

“Muchas veces, no damos a nuestras parejas la oportunidad de hacer estas cosas, pero no tiene que ser así”, comentó.