Más noticias

Caminar rejuvenece

Hacerlo durante apenas 6 meses podría ayudar al cerebro que ha perdido sus capacidades.

Debe existir una combinación entre estilo de vida sano y actividades mentales estimulantes
Debe existir una combinación entre estilo de vida sano y actividades mentales estimulantes

California, Estados Unidos

Caminar y otros tipos de ejercicio moderado podrían ayudar a rejuvenecer a los adultos mayores que están perdiendo su agudeza mental, encontró un nuevo ensayo clínico.

Lucidez
Esta actividad mejora la circulación sanguínea y le ayuda a mantener su mente despejada.

El estudio se enfocó en adultos mayores que tenían problemas más leves con la memoria y las habilidades de pensamiento. Los investigadores encontraron que seis meses de ejercicio moderado (caminar o pedalear en una bicicleta estacionaria) revirtieron algunos de esos problemas.

En concreto, los que hicieron ejercicio experimentaron mejoras en su función ejecutiva, que es la capacidad del cerebro de prestar atención, regular la conducta, organizarse y alcanzar las metas. Y los que también realizaron algunos cambios saludables en la dieta, por ejemplo comer más frutas y verduras, mostraron unas ganancias un poco más grandes.

Análisis

El efecto fue equivalente a reducir unos nueve años de la edad del cerebro, señaló el investigador principal, James Blumenthal, profesor en la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte. Al contrario, esas mismas capacidades mentales siguieron declinando entre los participantes del estudio que solo recibieron una educación en salud.

Los expertos afirmaron que los hallazgos respaldan el concepto general de que un estilo de vida saludable puede ayudar a proteger al cerebro durante el envejecimiento.

“Y nunca es demasiado tarde para comenzar”, aseguró Keith Fargo, director de programas científicos y alcance de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer’s Association). “Las personas de este estudio eran mayores, ya tenían deterioro cognitivo [mental] y factores de riesgo cardiovascular, y eran sedentarias”. Fargo, que no participó en la investigación, describió los hallazgos como “una excelente noticia”. Dijo que se debe en gran parte a que fue un ensayo clínico que de verdad evaluó el ejercicio. Muchos estudios anteriores han encontrado que las personas físicamente activas tienden a tener una mayor aptitud mental al envejecer. Pero esos estudios no prueban causalidad, anotó Fargo. Los ensayos clínicos sí. Blumenthal se hizo eco del mensaje de que “nunca es tarde”, y también dijo que la rutina de ejercicio utilizada en el ensayo era muy accesible.