Claves para reconocer alimentos en mal estado

Estos pueden causarle enfermedades gastrointestinales, como intoxicaciones, infecciones y hasta salmonella

Asegúrese que sus alimentos estén en buenas condiciones para consumirlos.
Asegúrese que sus alimentos estén en buenas condiciones para consumirlos.

México.

Carnes, embutidos, leche y sus derivados, entre otros productos procesados, deben desecharse al cumplir su fecha de caducidad o mostrar signos de deterioro.

Una vez caduca, la leche desarrolla olores y sabores muy desagradables; aunque quisiera, usted no podría consumirla, explica el experto en gastronomía, Javier De la Cruz.

Lavar bajo el chorro de agua una rebanada de jamón con presencia de viscosidad no quita que sea un riesgo para su salud.

“Un caso diferente son los quesos a los cuales les crecen hongos (no propios del estilo); la gente les quita la capa externa y se los come. ¿Es válido? No, pues toda la pieza ya está llena de esporas no visibles. Posiblemente no se va a enfermar de gravedad, pero ya no se trata de un alimento en estado óptimo”.

Trucos. “¿Cómo saber que una manzana ya no es comestible? Por medio de una evaluación visual, táctil y olfativa. Las hortalizas y verduras de la misma forma.

Un producto vegetal en descomposición presenta marchitamiento de hojas, olores putrefactos, reblandecimientos y presencia de mosca de la fruta”, señala De la Cruz.

”El pan de la panadería de la esquina también debe evaluarse en función de dureza, humedad, color y presencia de hongos. No hay que olvidar que, por mínimos que sean, los hongos indican la presencia de esporas en toda la pieza o bolsa.

Claves para identificar:

1. Pescados y mariscos:

Rechace: Pescados con ojos opacos, escamas que se desprenden al tacto y película babosa en la piel; conchas abiertas y mariscos con coloraciones y olor extraños.

Riesgo: Enfermedades gastrointestinales, intoxicación.

2. Carne fresca:

Rechace: Piezas con coloraciones verdes o marrones, olor putrefacto y textura babosa. Aves con olor desagradable y película babosa en piel y carne.

Riesgo: Enfermedades gastrointestinales, intoxicación.

3. Embutidos y carnes frías: Rechace: Piezas con coloraciones extrañas, hongos no propios del estilo, cubiertas con una película babosa y con olor desagradable.

Riesgo: Desarrollo de enfermedades gastrointestinales o infecciones.

4. Enlatados:

Rechace: Ejemplares con abombamientos, golpes, óxido o que desprendan gas al abrir. Evite consumir latas con más de tres años almacenado.

Riesgo: Intoxicaciones bacterianas.

5. Huevos:

Rechace: Si presentan excremento, plumas o sangre. Piezas que floten al colocarse en un vaso con agua, indicador de presencia de gases nocivos

al interior del cascarón.

Riesgo de consumo: Infecciones por bacterias, por salmonella.

6. Leche:

Rechace: Si presenta color amarillento o verdoso, olor y sabor agrios, sólidos y cuajos.

Riesgo: Desarrollo de enfermedades gastrointestinales.

7. Crema de leche:

Rechace: Si presenta color amarillento o verdoso, olor y sabor agrio diferentes del estilo, y sólidos no propios de la crema

Riesgo: Desarrollo de enfermedades gastrointestinales.

8. Queso:

Rechace: Piezas con hongos no propios de la variedad, con coloraciones verdes o marrones, olor desagradable y cubiertas babosas.

Riesgo: Padecimiento de diarrea e infecciones pasajeras de diferente magnitud.

9. Nueces:

Rechace: Si presentan coloraciones verdosas, si están cubiertas por hongos o presentan contaminantes físicos, como polvo o tierra

Riesgo: Intoxicación por el hongo se asocian con el desarrollo de cáncer

10. Pan de caja:

Rechace: En caso de tener presencia de hongos, coloraciones extrañas, rastros de líquido y olor desagradable.

Riesgo: En niños pequeños los hongos pueden alojarse en la boca provocando infecciones. En personas mayores existe el riesgo de desarrollar infecciones leves.

11. Pan molido comercial: Rechace: Si presenta rastros de humedad, hongos o contaminantes físicos como polvo

Riesgo: Puede desarrollar infecciones leves.

12. Tortillas:

Rechace: Con presencia de hongos o moho, así como piezas con olor y sabor agrios. Riesgo: En niños pequeños los hongos pueden alojarse en la boca, provocando infecciones. En personas mayores existe el riesgo de desarrollar infecciones leves.

13. Frutas y verduras:

Rechace: Piezas con hongos, reblandecimientos, marchitamiento excesivo, presencia de moscas de fruta y cubiertas con una película babosa

Riesgo: Dolor abdominal, diarrea e infecciones e intoxicaciones pasajeras.

14. Hojuelas de cereal

Rechaza: si presentan rastros de humedad u hongos
Riesgo: infecciones leves. Aunque pueden consumirse, ya no tienen condiciones sensoriales óptimas

15. Especias e hierbas aromáticas:

Rechace: si presentan rastros de humedad, hongos o contaminantes físicos, como polvo o tierra.

Riesgo: infecciones leves.

La Prensa