16/07/2024
02:33 PM

Que no le pongan los 'cibercuernos”

  • 23 septiembre 2011 /

La infidelidad por Internet y celulares, nueva tentación para la mujer y el hombre. Lea sobre las medidas que puede tomar al respecto.

    Sensación de vacío, abandono, soledad y desinterés por parte de la pareja, necesidades no cubiertas o búsqueda de novedad son algunas de las causas de la infidelidad cibernética, fenómeno que, según Liliana Correa, psicoterapeuta familiar y de pareja del Instituto Personas de México, va en aumento.

    Esta situación se ha vuelto un negocio para muchos sitios web, quienes describen a sus clientes como personas insatisfechas ofreciendo un “romance secreto”, un “desliz confidencial”, una “aventura discreta”, una “cita clandestina”, un “paréntesis infiel”.

    “Cuando una persona empieza a tener problemas en el vínculo de pareja estable, una forma de desahogarse es por vía Internet”, explica la sexóloga Karla Barrios.

    “Lo ideal es que la pareja pudiera complementarse al cien por ciento, pero hay personas que siempre están en una continua búsqueda. En ese sentido cabría preguntarse: ‘Es mejor tener relaciones por Internet o directas?’”.

    Barrios precisa que sostener este tipo de relaciones no implica que haya desamor hacia la pareja estable, sino que la persona con la que se tiene el vínculo por Internet está cubriendo una necesidad.

    En las relaciones estables puede haber monotonía, desgaste, en tanto que en los vínculos en Internet se da lo novedoso. “Hoy en día hay muchas adicciones y entre ellas está la Internet, hay personas que pasan entre 4 y 5 horas y cuando no lo hacen les produce irritabilidad, desesperación y angustia”, comenta el psicólogo familiar Pedronel Gonzales. Muchos de los infieles cibernautas tienen este tipo de relaciones cuando están en crisis de edad y con una misma pareja por muchos años y que no tienen buena comunicación.

    Evalúe la relación

    Muchas personas que descubren que sus parejas sostienen este tipo de relaciones se sienten traicionadas, lo que puede detonar la ruptura.

    “Es común que quienes establecen relaciones por Internet consideren que no son infieles. De hecho, para los varones si no existe contacto físico no hay traición; mientras que para las mujeres sí la hay porque existe una vinculación afectiva”, apunta.

    Las expertas coinciden en que esta situación puede ser un punto de partida para que las personas evalúen su relación de pareja. “Hable con su pareja, discutan las diferencias que tienen y lleguen a un consenso, de no lograr nada, es ideal visitar a un experto”, recomienda Gonzales.

    “Cuando esto sucede puede ser una pauta para que la persona descubra qué problemáticas están pasando con la relación estable y que en función de eso decida resolverlas y continuar con el vínculo o darlo por terminado”. Se ha vuelto común que ambas partes se relacionen vía Internet con otras personas y lo oculten, y además culpen al otro.
    Muchos hombres se sienten con el derecho de hacerlo y consideran que sus parejas no lo pueden hacer.

    Respete los acuerdos

    Cuando se entablan estas relaciones es muy fácil idealizar a las personas que están detrás del monitor, pues no es lo mismo dedicar unas horas del día chateando con una persona que estar en una relación de tiempo completo donde se comparte todo. Por ello, parte de la vivencia virtual puede ser fantasiosa e idealizada, además de que es fugaz.

    Lo importante es ser maduro y responsable, si usted tiene una pareja estable, no ponga en riesgo su relación por una que puede no traspasar la pantalla y convertirse en una ilusión.