"Animal Crossing: New Horizons": el videojuego del que todos hablan

El jugador llega a una isla desierta, donde hay que construir una sociedad desde cero.

'Animal Crossing: New Horizons' ha sido todo un éxito en ventas.
'Animal Crossing: New Horizons' ha sido todo un éxito en ventas.

Madrid, España.

Una de las series más exitosas de Nintendo llega hoy a Switch con la entrega “Animal Crossing: New Horizons”, un juego en el que los jugadores tiene la posibilidad de mudarse a una isla desierta y crear una comunidad desde sus cimientos.

En tiempos de confinamiento, videojuegos como este, que pertenecen al género de simulación social, permiten a los jugadores evadirse en un mundo paralelo, que ellos mismo crean, y en el que pueden relacionarse con otros.

Esta serie de Nintendo acumula millones de seguidores en el mundo. Tan solo la entrega de “Animal Crossing: New Leaf” (en la 3DS, 2013) alcanzó los 12,45 millones de copias vendidas en todo el mundo.

Posibilidades infinitas

“Animal Crossing: New Horizons” es un videojuego peculiar: no tiene un objetivo concreto y tampoco hay enemigos y las posibilidades de personalización son infinitas. Es el usuario quien decide sus retos concretos, qué quiere hacer y el ritmo al que quiere jugar.

La directora de la saga es Aya Kyogoku, una de las mujeres con más peso dentro de Nintendo y más influyentes en el sector de los videojuegos. Tras encargarse de los guiones de juegos de la consagrada “The Legend of Zelda” pasó a ocuparse de la serie.

“Además de ser un juego divertidísimo, 'Animal Crossing' funciona porque es una herramienta de comunicación. Es su naturaleza social lo que hace que sea un éxito. Al tratarse de un juego, la comunicación es mucho más libre y creativa”, señala Kyogoku en una nota de Nintendo.

El jugador llega a una isla desierta, donde hay que construir una sociedad desde cero. Al principio tiene unas pocas herramientas y una tienda de campaña básica pero, con esfuerzo, va consiguiendo convertir el lugar en una auténtica ciudad.

A medida que la isla mejore, aparecerán aldeanos que quieren integrarse. Pese a lo que pueda parecer, no hay tiempo para aburrirse, los jugadores pueden reunir materiales para hacer herramientas, muebles, construir puentes, crear caminos, cambiar el curso de los ríos o levantar edificios.

Una de las novedades de este juego es que el tiempo transcurre a la vez que en el mundo real: amanece, anochece, las estaciones cambian y se celebran las principales fiestas como Navidad, al contrario que en otros videojuegos, de nada sirven las prisas.

“Animal Crossing: New Horizons” permite hacer partidas en grupo o coger un avión para visitar otras islas, donde comprar cosas o encontrarse con otros amigos, por lo que es una alternativa ideal en pleno confinamiento.

La Prensa